Tras la presentación del Volvo S90 -era evidente-, le tocaba el turno a la versión familiar de la nueva berlina, el Volvo V90 que sigue aprovechando la plataforma SPA escalable de la sueca. Con este lanzamiento, sin embargo, la renovación de la flota de Volvo aborda ahora el segmento de sedanes premium.Heredando en líneas generales todo lo conocido en el S90, el nuevo Volvo V90 se estrenará en el Salón de Ginebra 2016 con cinco mecánicas posibles, tres de ellas gasolina sobre los bloques T5, T6 y T8, además de las opciones diésel sobre los motores D4 y D5. Mecánicas ya conocidas en el catálogo del fabricante sueco, pero que en este modelo van a beneficiarse de un depurado coeficiente aerodinámico de 0,29, un dato interesante teniendo en cuenta la carrocería que nos ocupa.

Los motores del nuevo Volvo V90

En la gama de mecánicas diésel, el D4 desarrolla 190 caballos de potencia con un par máximo de 400 Nm para, en este caso, alcanzar los 100 km/h desde parado en 8,5 segundos. Lo más interesante, no obstante, es que Volvo ha trabajado en su turbo, y el del resto de la gama, para reducir el lag y mejorar la respuesta del motor manteniéndose en 4,5 l/100 km. Esta cifra asciende hasta los 4,9 litros en el D5, también turbodiésel de cuatro cilindros, que presta 235 cv y un par de 480 Nm.

En cuanto a los gasolina, la gama arranca con el motor T5 del que ya hablamos en la prueba del Volvo V40que acelera en este modelo de 0 a 100 km/h en 7 segundos con sus 254 caballos de potencia y 350 Nm de par máximo. Por encima, los motores T6 y T8 con 320 caballos ambos, aunque la última opción respaldada por una unidad eléctrica para, además de aumentar la cifra de potencia, añadir la propulsión y de esta forma ofrecerse como única opción con tracción total.