El Hyundai i30 N es la ‘joya’ de los coreanos. Su modelo deportivo, junto al Veloster N. Ahora bien, el Hyundai i30 N es el que ha estrenado la división deportiva en la que iremos viendo más modelos de este corte como, por ejemplo, un Kona N. Pero… ¿y si solo quiero que la estética sea deportiva? Hyundai ha pensado también en ti, y ha estrenado el acabado N Line que, por el momento, está disponible en el Hyundai i30 N Line.

No todos necesitamos contar con 250 ó 275 CV de potencia que tiene el Hyundai i30 N, o más bien, no todos tenemos bolsillo para permitírnoslo. Pero en el i30 N no hay solo un potente motor 2.0 Turbo, sino también un diseño más deportivo, una estética más atractiva. Y eso es lo que nos da –o casi- la marca coreana con el nuevo Hyundia i30 N Line, que mantiene una mecánica menos potente, pero con una estética más deportiva.

¿Qué hay de especial en el Hyundai i30 N Line? Así es este nuevo acabado

Contamos con unos nuevos paragolpes con un diseño en el que se incluyen tomas de admisión de aire más grandes en el frontal, junto a detalles en color plateado; y en la zaga, también un nuevo paragolpes más deportivo, con salida de escape doble, la insignia N Line y un alerón que nos dice ante qué versión estamos. Y además de esto contamos con unas llantas de 18 pulgadas que calzan neumáticos PS4 Michelin Performance.

En el interior hay también mejoras, porque en el Hyundai i30 N Line se han incluido unos nuevos asientos deportivos con piel y Alcántara, y una mejor sujeción lateral. Se ha incluido también el acabado en piel tanto en la palanca de cambios como en el volante, y se han sumado unos guarnecidos específicos para dar un aspecto completamente diferenciado.

Se ha mejorado el chasis, con una suspensión más firme, optimizaciones sobre la dirección y un nuevo sistema de frenos. Sin embargo, como ya comentábamos al principio, en él no está el destacable 2.0 Turbo del i30 N. En el Hyundai i30 N Line podemos optar por un 1.4 TGDi de 140 CV, si lo queremos gasolina, o el 1.6 CRDi de 136 CV si preferimos un diésel.