El denominado cuero vegano es, en realidad, cuero sintético. Es decir, un material sintético con un aspecto y textura similares al cuero animal, pero para el que se emplean fibras de diversos tipos –en muchos casos, derivados del plástico-. Tesla fue el fabricante pionero en abandonar el cuero tradicional de origen animal para utilizar en sus asientos un tejido alternativo, basado en materiales sintéticos. En el volante, sin embargo, siguen utilizando cuero de origen animal.

Se utiliza el término cuero vegano para denominar estos nuevos tipos de cuero sintético por la sencilla razón de que los tejidos no son de origen animal. Por otro lado, no todos los cueros veganos están basados en derivados del plástico, como ocurría anteriormente con el cuero sintético –también llamado comúnmente ‘skay’-. Hay fabricantes que hacen sus tejidos ecológicos alternativos al cuero animal con fibras a partir de madera renovable, por ejemplo; pero las hay que utilizan fibras Modal y Lyocell. Muchas de las empresas que se dedican a la producción de cuero vegano optan por diversos tipos de fibras de madera, en lugar de utilizar compuestos basados en el plástico.

cuero vegano coche

Qué es el cuero vegano y por qué se ha impuesto en el interior de los coches modernos

El cuero vegano es la consecuencia de la conciencia social y el animalismo. Durante muchos años, algunos fabricantes han optado por el cuero sintético para el interior de sus coches por una cuestión meramente económica, y sin tener en cuenta el componente ecológico. Sin embargo, la ecología ha evolucionado en favor de estos materiales sintéticos y el concepto de ‘cuero vegano’ va, probablemente, más allá del concepto de ‘cuero sintético’. Sobre todo porque en estos nuevos tipos de materiales se utilizan fibras de orígenes alternativos con una mejor calidad a todos los niveles, y teniendo en cuenta la ecología en el proceso de producción.

Los cueros veganos a partir de fibras de madera tienen una mejor resistencia a la humedad, por ejemplo, y ofrecen una fijación del color mucho mejor, por cómo se fabrican. Se tiene en cuenta no solo que el material no sea de origen animal, sino también que el proceso de producción de los tejidos sintéticos sea lo más responsable posible con el medio ambiente. Por eso, de lo que algún día fue un material pensado para ahorrar en costes, se ha evolucionado en favor de un material de buena calidad y respetuoso con el medio ambiente.

El cuidado de este tipo de materiales es más sencillo que el del cuero tradicional de origen animal, porque no necesitan de mantenimiento como tal. Además, para limpiar el cuero vegano, por lo general, basta con utilizar una bayeta humedecida en agua. Esto quiere decir que el cuero vegano mantiene la mayoría de las ventajas del cuero tradicional y, sin embargo, es más respetuoso con el medio ambiente y más conveniente desde el punto de vista ecológico.