El precio de los amortiguadores del coche ronda entre 250 a 400 euros, aproximadamente. Pero este es el precio de sustitución; es decir, en el que se incluyen no solo una pareja de amortiguadores –delanteros o traseros- sino también la mano de obra por el cambio de los mismos. Los precios van a variar, y mucho, en función de si son amortiguadores delanteros o traseros, en qué Provincia hagamos la sustitución y si queremos sustituirlos, o solo queremos comprar el componente por nuestra cuenta.

El precio de los amortiguadores del coche

Los amortiguadores traseros tienen un precio algo más bajo, de 250 a 350 euros de media frente a los 300 a 400 euros que nos pueden costar, aproximadamente, los amortiguadores delanteros del coche. En ambos casos estamos hablando del precio de los amortiguadores en sustitución. Sin embargo, si lo que queremos es comprar unos amortiguadores por nuestra cuenta –si tenemos conocimientos de mecánica-, entonces podemos hacer frente a un precio de apenas 100 euros. El sobrecoste se debe, sobre todo, a las tarifas que se aplican en concepto de mano de obra por la sustitución de los amortiguadores del coche.

Sin importar si vamos a cambiarlos en taller, o si vamos a hacerlo nosotros mismos para ahorrar algo en el precio de los amortiguadores, debemos tener en cuenta que su máximo rendimiento se entrega entre los cero y los primeros 40.000 kilómetros. A partir de entonces el rendimiento va decreciendo de forma progresiva y en torno a los 100.000 kilómetros los fabricantes suelen recomendar su sustitución.

Cómo ahorrar en el precio de los amortiguadores del coche

La clave está, en realidad, más que en ahorrar en el precio de los amortiguadores como tal, ahorrar en la mano de obra. Como avanzábamos, el precio de la pareja puede ser de tan solo 100 euros si los compramos por nuestra cuenta. Y para sustituirlos el proceso a seguir es desmontar la rueda, desanclar el amortiguador, separar los manguitos de freno y sensor de velocímetro y, ya casi acabando, retirar el tornillo superior del amortiguador. Los últimos pasos serían desanclarlo de la barra estabilizadora y sacar el amortiguador.

Cuando el amortiguador ya está fuera, el muelle se tiene que retirar con un compresor y extrayendo un conjunto de gomas. Para todo este proceso hay que llevar precaución y utilizar herramienta específica y especializada. Por eso, si no tenemos la suerte de contar con un espacio adecuado, pero sí que tenemos los conocimientos mecánicos suficientes, lo que podemos hacer es alquilar un box por horas. No cabe duda de que es un trabajo complicado, pero sin duda podemos ahorrar en el precio de los amortiguadores con respecto a lo que nos cobrarán por la mano de obra en taller.