Si notas que tu coche huele a gasolina, este podría ser un síntoma de avería. A priori, al interior del vehículo no debería llegar ningún tipo de olor a gasolina, pero tampoco ningún olor que salga del sistema de escape del vehículo. Y si el combustible está quemándose correctamente, efectivamente, este olor no existirá en ningún momento dentro del coche. Así que veamos por qué tu coche huele a gasolina, qué puede significar y cómo evitarlo.

Por qué mi coche huele a gasolina y cómo solucionarlo

El interior de tu coche puede oler a gasolina por diferentes motivos. Pero antes, déjame decirte que si el habitáculo está correctamente aislado y el combustible se quema como debe, este olor no debe entrar nunca al interior del coche. Si está pasando, esos son los posibles motivos:

  • Desgaste del filtro de la gasolina.
  • Avería en el depósito de combustible.
  • Fugas en el sistema de distribución del combustible.
  • Depósito de combustible abierto.
  • Avería en el filtro del habitáculo.
  • Problemas en el sistema de carburación.

En el mantenimiento de tu coche estará recogido que hay que hacer cambios de filtros de la gasolina y del filtro del habitáculo. Asegúrate de que ambos están en buen estado, porque una avería o un desgaste excesivo de cualquiera de ellos puede provocar que, efectivamente, tu coche huela a gasolina. Son problemas relativamente pequeños, pero a la larga un filtro de gasolina en mal estado puede dar en mayores averías mecánicas. Así que asegúrate de cambiarlo cuando corresponde.

Todos los coches modernos usan alimentación del motor por inyección, pero otros muchos más antiguos utilizan carburadores. Si hay algún carburador sucio, o averiado, entonces llegará olor a combustible al habitáculo, así que habría que limpiarlo o repararlo. También se puede tener que sustituir en algunos casos. Pero hay otros problemas por los que es posible que acabes preguntándote ‘¿Por qué mi coche huele a gasolina?’ Por ejemplo, que te hayas dejado el depósito de combustible abierto o que exista algún tipo de fuga en los tubos por los que pasa la gasolina.

Como verás, el hecho de que llegue olor a gasolina al interior de tu coche puede significar varias averías distintas, pero la mayoría de ellas son de carácter menor y tienen una solución realmente sencilla. No obstante, encárgate de ponerle solución lo antes posible, porque el olor puede quedarse por mucho tiempo en el tapizado, y no es bueno inhalar los gases del combustible. Además, es un olor bastante potente y desagradable en el interior del coche.