Son varios los motivos que explican por qué los Dacia son tan baratos, pero muchos los desconocen. Y aunque su precio es su mayor atractivo, para muchos es también un aspecto por el que desconfiar. Así que vamos a contarte cuáles son los motivos por los que los modelos de la ‘low cost’ de Renault –es decir, Dacia- son más baratos que el resto.

Presupuesto y desarrollo de los Dacia

Dacia desarrolla sus modelos de una forma distinta al resto de fabricantes. La prioridad es, precisamente, el precio final. Por eso, se inicia con el diseño de producto, se continúa con el planteamiento de ingeniería y, en todo el proceso, se tiene en cuenta un límite de presupuesto. Además, aunque en otros mercados se usa la marca Renault para la comercialización de modelos Dacia, el alcance de los mismos es global. Esto significa que se aplica, en su máxima expresión, la economía de escala para la reducción de los costes de producción.

Costes de producción más bajos

Y siguiendo con los costes de producción, más bajos en un modelo de Dacia que en los de otros fabricantes, la localización de las fábricas es importante. En Europa, Dacia tiene una planta de producción en Rumanía. También tiene fábricas en Rusia, la India, en Brasil, Colombia o Marruecos. En definitiva, se utilizan localizaciones con costes más bajos.

En algunos mercados, Dacia busca un equilibrio entre el coste de producción y costes de abastecimiento o distribución. Esto significa que, en algunos casos, es más interesante utilizar el apoyo de fábricas locales para la reducción de plazos y costes. Pero, en definitiva, también en la localización de su producción el fabricante ahorra costes de una forma significativa con respecto a la mayoría de sus competidores.

Estrategia de marketing enfocada a vender coches baratos

Otro punto clave que explica por qué los Dacia son tan baratos es la propia estrategia de comercialización del fabricante. Mantienen una gama más sencilla que sus competidores, y de este modo son más competitivos. Menos modelos y menos opciones, de tal modo que se simplifica la producción y, de nuevo, se reducen los costes de manera significativa.

Y por otro lado, precios bajos para la gama de acceso. Los modelos con precio más bajo de la marca, y sus versiones más asequibles, cuentan con muy escaso equipamiento. Así tienen unos precios de catálogo atractivos, más bajos que los de la mayoría de sus competidores, a pesar de que si se configuran versiones equivalentes, en algunos casos, los precios son casi los mismos. En definitiva, tienen acabados y equipamientos más sencillos que la competencia para tener un precio de entrada más atractivo.

Amortización de componentes

Y el otro punto clave, que también exprimen competidores como Volkswagen, en sus diferentes marcas, es la amortización de componentes. Se utilizan muchas tecnologías ya empleadas por Renault, así como componentes de todo tipo, con la misma intención de reducir los costes. Esta estrategia, como avanzábamos, es exactamente la misma que sigue el Grupo VAG con sus marcas Volkswagen, SEAT, Audi, etcétera. Y la que más exprime esta ventaja es precisamente Skoda.