Los neumáticos son un ‘mundo’. Y entre otros están los neumáticos todo tiempo, que sirven tanto para el verano –como la mayoría- como para el invierno. Y no solo eso, sino que además llevarlos implica no tener que montar cadenas si hay nieve. Es un neumático pensado para vehículos que se utilicen en zonas con entre -10 ºC y 30 ºC con sol, con lluvia y con nieve.

¿Qué son los neumáticos ‘todo tiempo’?

El neumático ‘todo tiempo’ se denomina así porque está diseñado para utilizarlo durante todo el año, tanto en verano como en invierno. Cuentan con un dibujo desarrollado para le evacuación de agua, pero con un pequeño laminado que permite una mayor adherencia en situaciones de hielo y nieve comprimida. No solo tienen un dibujo especial, sino que también se diferencian de un neumático regular por su compuesto: son más blandos.

Ventajas e inconvenientes de los neumáticos todo tiempo o neumáticos all season

Conocidos también como neumáticos all season, puede parecer que son la compra ideal, pero no es así en todos los casos. Al tener un compuesto más blando, su degradación es más rápida bajo temperaturas muy elevadas. Es decir, que si vives en una zona muy calurosa la mayor parte del año, no es la mejor opción comprar este tipo de neumáticos. Igualmente, aunque son capaces de dar buen rendimiento en situaciones de hielo y nieve, para personas que circulen la mayor parte del tiempo con este tipo de condiciones es mejor un neumático de invierno puro. Que ofrece aún mayor adherencia y su degradación en temperaturas extremadamente frías será más lenta.

A lo largo de los últimos años, los neumáticos todo tiempo han ido evolucionando de una manera destacable. Eso quiere decir que se comportan mejor que antes en el verano, con una degradación no tan acelerada; y que son capaces de prestar muy buen rendimiento en invierno, bastante cerca de los neumáticos de invierno puros. A pesar de esto, para condiciones extremas sigue siendo mejor usar neumáticos de verano en su temporada y neumáticos de invierno en su temporada.

La gran ventaja es que ofrecen buen equilibrio a lo largo de todo el año y que, además, ante una situación de nieve puntual se pueden utilizar sin cadenas, porque están homologados para ello. Por eso, si vives en una zona en la que hay inviernos no excesivamente calurosos, y donde hay inviernos con precipitaciones puntuales en forma de nieve, el neumático todo tiempo, o los neumáticos all season, sí que son una opción de compra perfecta.