La bola de remolque es útil para llevar portabicicletas, remolques o caravanas –entre otros- y se puede pedir de fábrica. Pero también se puede instalar una bola de remolque en taller y, aunque su instalación es fácil, el precio va desde 300 euros hasta 700 euros. El precio de instalar una bola de remolque depende, sobre todo, del modelo que escojamos poner en nuestro coche y las prestaciones que ofrezca.

La bola de remolque clásica, sencilla, que es fija, tiene un precio de instalación que rondará los 300 euros. Estas son las más económicas, pero hay modelos más avanzados que pueden llegar hasta los 700 euros. Estos modelos más avanzados son las desmontables, por ejemplo, o las retráctiles con sistema eléctrico. Podemos elegir el modelo que nosotros queramos, pero en función de sus precio, el coste final de la instalación puede variar en gran medida. Y además del precio de instalación, también debemos tener en cuenta el precio de la ITV, porque tendremos que pasarla para homologar este nuevo accesorio.

Cuánto cuesta poner una bola de remolque en el coche y qué debes saber al respecto

El precio de instalar una bola de remolque es de entre 300 y 700 euros. Pero este es el coste de instalación, en el que se incluirían la mano de obra y el accesorio en cuestión. Se nos entregará instalada y con la correspondiente documentación de homologación. En la mayoría de talleres en que se instalan este tipo de accesorios nos ofrecen el servicio completo de homologación, y eso quiere decir que llevarán el coche a la ITV para homologar la bola de remolque. De este modo, una vez que terminen de instalar la bola, nosotros podríamos salir de allí y circular con total normalidad, sin tener que preocuparnos por absolutamente nada.

Pero en otros talleres nos darán la documentación correspondiente y tendremos que ir a la ITV. En la ITV entregaremos la documentación correspondiente y harán una inspección específica del nuevo accesorio que hemos instalado. Pero como es obvio, vamos a tener que pagar por la correspondiente inspección. Así que, si no nos hacen el servicio completo de homologación en el taller, en el precio total vamos a tener que contar también con el precio correspondiente a la ITV.

Aunque podemos instalar en nuestro coche cualquier tipo de bola de remolque, siempre es recomendable apuntar hacia accesorios algo mejores. Las bolas de remolque retráctiles, por ejemplo, tienen un sistema electromecánico que permite oculta el accesorio por completo cuando no lo estemos utilizando. Además, este tipo de accesorios suelen llevar una instalación eléctrica algo más avanzada, que puede ser conveniente para según qué tipo de remolques o de caravanas.