Un seguro a todo riesgo te cubre cualquier desperfecto en tu propio vehículo, sí, pero no en todas las circunstancias. Hay una serie de puntualizaciones a tener en cuenta, porque hay cosas que no cubre un seguro a todo riesgo o, más bien, casos en los que la aseguradora no cumple las coberturas previstas en la póliza. ¿Cuáles son?

Un seguro a todo riesgo no tendrá cobertura de ningún tipo si un accidente se produce bajo los efectos del alcohol o de las drogas; en ese caso, las coberturas quedan anuladas y la aseguradora no hará frente a los daños, exactamente igual que si el conductor circulaba sin carnet de conducir, por ejemplo, porque le haya sido retirado con anterioridad. Pero este no es el único caso, hay otras cosas que no cubre un seguro a todo riesgo.

Qué cosas no cubre un seguro a todo riesgo o en qué casos queda anulado

Un seguro a todo riesgo queda anulado también si se producen daños de forma voluntaria, y esto es revisado por un perito. Tampoco se aplicarán las coberturas si los choques o daños se producen con familiares, por ejemplo, o con los vecinos –en algunos casos-, porque se puede considerar un fraude. Y en el caso de que no hayamos pagado nuestro seguro, o nos retrasemos en los pagos, también es posible que la compañía aseguradora no haga frente a los siniestros. Así que hay que tener especial cuidado con esto porque, sin saberlo, puede que estemos circulando sin seguro por un retraso.

Otro caso en el que no cubre el seguro a todo riesgo los daños que se puedan producir es en el supuesto de que circulemos sin ITV. En este caso, además, es posible que nos pongan una multa en caso de que detecten que no hemos pasado la ITV, y nos pueden llegar a inmovilizar el vehículo hasta que vayamos a la Inspección Técnica de Vehículos. También, si un conductor joven, menor de 25 años, no aparece en la póliza, podemos tener serios problemas porque la compañía aseguradora podría no hacerse cargo de los daños propios ni de los daños a terceros.

Todos estos anteriores son supuestos casos en los que el seguro a todo riesgo queda anulado, o cosas que el seguro a todo riesgo no cubre. No obstante, hay que tener cuidado y revisar toda la documentación de nuestra póliza para saber, exactamente, qué es lo que cubre y en qué circunstancias o condiciones particulares las coberturas quedan anuladas. Es ahí, en la documentación de nuestra póliza, donde encontraremos estos y otros puntos que anulan las coberturas de nuestro seguro a todo riesgo, sea con franquicia por un determinado importe o sin ella.