Cuando vamos a comprar un coche, evidentemente, comprar coche de segunda mano es una opción a contemplar. El mercado de vehículos usados es amplio y atractivo, pero antes de tomar la decisión hay que tener en cuenta las ventajas y desventajas que existen en comprar un coche de segunda mano frente a hacer la compra de un vehículo nuevo. Y eso es lo que te contamos en vídeo y también en este artículo.

Ventajas de comprar un coche de segunda mano

  1. Precio de compra más bajo.
  2. Menor depreciación del coche.
  3. Más información sobre fiabilidad.
  4. Seguro más económico
  5. Proceso de compra más rápido.

Un vehículo usado tendrá siempre un precio más bajo que uno similar, pero nuevo. Ese es el gran atractivo que muchos encuentran en el mercado de vehículos de ocasión. Ahora bien, hay otras ventajas en la compra de un coche de segunda mano como, por ejemplo, que a lo largo del tiempo la depreciación del vehículo será menor. Así que, tanto por el primer motivo como por el segundo, a priori, el gasto será notablemente inferior.

Además de esto anterior, hay que tener en cuenta que un coche usado, frente a un coche nuevo, y especialmente si es nuevo modelo, tiene más recorrido y ha tenido más usuarios –como modelo-. Por eso vamos a tener más información sobre la fiabilidad de su mecánica o sus sistemas electrónicos, por ejemplo, y podremos saber cuáles son sus averías más frecuentes. A nivel de precio, también hay que tener en cuenta que tendrá un seguro más barato. Y en último lugar, debemos saber que, por norma general, siempre será más rápido comprar un vehículo usado que adquirir un coche nuevo.

Desventajas de comprar un coche de segunda mano

  1. Posibles averías o vicios ocultos.
  2. Garantía de menor tiempo y menores coberturas.
  3. Tecnología más anticuada.
  4. No se puede configurar nada del coche.
  5. Fiscalidad en la compra del vehículo.

Pero comprar un coche de segunda mano también tiene desventajas a tener en cuenta como, por ejemplo, que podría tener averías o vicios ocultos. Y esto implicaría un coste para nosotros, evidentemente, además del coste de compra del vehículo. También tenemos que contemplar que al comprar un coche de segunda mano vamos a tener garantía, sí, pero de una menor duración y además con menores coberturas que la garantía que ofrece una marca en la compra de un coche nuevo.

Además de las desventajas anteriores, respecto a comprar un coche de segunda mano, recuerda también que cuentan con una tecnología más anticuada tanto a nivel de seguridad como de mecánica y de sistema multimedia. Y no vas a poder configurar el color, por ejemplo, así como otros opcionales que sí están disponibles en un coche nuevo. Por otro lado, si eres autónomo o empresa, también deberías tener en cuenta que la fiscalidad del gasto puede ser muy distinta. Esto te interesa, por ejemplo, si pretendes desgravar el IVA.