Los vehículos que mayor distancia recorren al cabo del año, son los destinados al transporte de mercancías. La transición de estos vehículos hacia la movilidad eléctrica, parecía que nunca iba a llegar. Hasta que llegaron Tesla y Elon Musk para cambiar la industria con sus camiones Semi.

Transporte del futuro

La propia Tesla va a empezar a utilizar las primeras unidades de sus camiones Semi para probar sus productos, pero también porque así sustituyen los vehículos de combustión que antes se veían obligados a usar.

El Tesla Semi, es un camión cien por cien eléctrico del futuro. Con unas especificaciones de infarto, de 0 a 100 km/h en tan sólo 5 segundos. Además, promete, según versiones, hasta 800 kilómetros de autonomía. Cuenta con tecnologías semi-autónomas y se comercializará a partir del año 2019.

Pepsi dio el primer paso con el Tesla Semi, ahora UPS

Este Tesla Semi no ha pasado desapercibido ante las grandes compañías mundiales. Un precio de partida bastante atractivo, el coste por kilómetro y la necesidad de electrificar sus flotas, han hecho que más de una gigacompañía haya reservado varias unidades de este Tesla Semi.

La primera compañía grande en pronunciarse fue Pepsi. La conocida marca de refrescos, quiere asentar la base de su próxima flota de vehículos. Con este objetivo, la compañía ha hecho la reserva de 100 unidades, aunque no sabemos de cual de los dos modelos disponibles.

La empresa de paquetería UPS, ya anunció la renovación de su flota para electrificar todos sus vehículos. Además de adquirir vehículos de dimensiones menores, han solicitado hasta 150 Tesla Semi, para comenzar dicha electrificación. Aunque esta cifra podría aumentar en los próximos años.

Por último, DHL también ha confirmado la adquisición de 10 unidades del Tesla Semi. Con esto, las reservas del nuevo camión de Tesla podrían rondar las 500 unidades.

¿Y si hicieran furgonetas?

Tras el gran éxito que están teniendo estos Tesla Semi, destinados al transporte de grandes mercancías. No sería descabellado pensar en que Tesla comenzase a desarrollar, antes de lo previsto, una furgoneta totalmente eléctrica con una gran autonomía. Ya que el precio de camión es bastante alto y muchas compañías se sirven únicamente con furgonetas. Además, el mercado actual no ofrece ningún modelo que supere los 200 kilómetros reales de autonomía.