Blog de coches en español con noticias, pruebas y reportajes sobre modelos

Los problemas de los motores de tres cilindros

Los motores de tres cilindros no son sino producto del downsizing. Una mala suerte de mecánica que ha surgido como adaptación a la normativa contra la contaminación, ajustándose a los procesos de homologación. ¿Son más ‘limpios’? No, y varios fabricantes lo han reconocido en declaraciones públicas, pero pasan por homologación como si realmente fuesen menos contaminantes, y a fin de cuentas esto es lo importante –por ahora-. De hecho, son muchos los problemas de los motores de tres cilindros.

Por debajo de los seis y ocho cilindros se mantenían en las gamas intermedias y baja los bloques de cuatro cilindros en línea que, poco a poco, en muchos casos han acabado convirtiéndose en motores de tres cilindros. En algunos casos de aspiración natural –generalmente por debajo de los 100 CV-, y en otros superando la barrera de los 100 CV gracias al turbo.

motor de tres cilindros

Los motores de tres cilindros no son ‘nuevos’, y se desecharon por su mal funcionamiento

Los motores de tres cilindros actuales se venden –desde hace algunos años- como una novedad de la mecánica, y ni mucho menos. En realidad son anteriores a la crisis energética de hace tres décadas, aproximadamente, y en aquel entonces se desecharon por su mal funcionamiento. Los actuales son mejores, evidentemente, pero este tipo de mecánicas pecan de ruido, vibraciones y falta de potencia en el rango bajo de revoluciones –de ahí la turboalimentación para compensar sus carencias-.

Las ventajas y desventajas de los motores de tres cilindros

 

Evidentemente, desde el plano de la construcción son motores mucho más simples y sencillos de fabricar, además de económicos. Además, a priori deberían tener un mantenimiento más sencillo, y también desde el punto de vista más teórico deberían sufrir de menos rozamientos, y ofrecer un consumo menor.

Sin embargo, frente a estas ventajas de los motores de tres cilindros –muchas de ellas teóricas-, nos encontramos con que producen más ruido y vibraciones, algo que se trata de remendar con sistemas de escape que compensen los ruidos, apoyos para el bloque y una mejor insonorización del habitáculo. Pero también estos motores pecan de una mala respuesta a bajas revoluciones, a lo que la industria ha respondido con la turboalimentación, y bajo exigencias algo elevadas el consumo se dispara por encima de los valores típicos que ofrece, por una mayor carga sobre la mecánica.

En definitiva, tienen aún muchos problemas, y la experiencia de conducción que garantizan no está a la altura de un bloque de cuatro cilindros. Y aunque su ficha técnica dice lo contrario, en muchos casos consumen más combustiblepor el esfuerzo al que son sometidos- y son más contaminantes. Pero mientras la normativa y el sistema de homologación siga como hoy, seguiremos ‘tragando’ con bloques de tres cilindros no sólo en utilitarios.

¿Son fiables los motores de tres cilindros?

¿Qué coche me compro? - ¡Te ayudamos a escoger y resolvemos tus dudas!