El primer fin de semana de mayo tendrá lugar el arranque del Campeonato del Mundo de Resistencia (FIA WEC 2018/2019) con la disputa de las 6 Horas de Spa. Y para esta primera cita de la temporada, Toyota ya ha anunciado que llevará su TS050 con la menor carga aerodinámica de las dos configuraciones disponibles.

Está decisión se ha tomado en función de los resultados conseguidos en 2017 en la cita de Spa, donde Toyota llevo tres unidades del TS050, dos de ellas con configuración de alta carga aerodinámica y una tercera con la opción más baja y fue precisamente esta, pilotada por Stephane Sarrazin, quien consiguió la vuelta más rápida de los tres coches.

Así y según declaraciones del director técnico de Toyota Motorsport GmbH, Pascal Vasselon:

«El año pasado tuvimos dos coches con alta carga y uno con baja y este hizo la vuelta más rápida del fin de semana. Es una buena preparación para Le Mans para que los pilotos se acostumbren a esta configuración aerodinámica y para finalizar la validación de la carrocería.»

Con las limitaciones impuestas en cuanto a aerodinámica para esta temporada, el trabajo de Toyota se ha centrado en la unidad de menor carga mientras que la de mayor carga se mantiene tal y como terminó el año pasado.

Este fin de semana, el equipo estará presente en Paul Ricard para probar el TS050 en ambas versiones. Hoy, durante los entrenamientos nocturnos probarán el vehículo para Spa mientras que de día será el turno del coche con carga elevada, que estará en manos de Mike Conway y Sebastien Buemi.

Anthony Davidson en calidad de reserva y Alex Wurz, embajador de Toyota, será quienes tomen el volante sustituyendo la ausencia de Fernando Alonso, Kazuki Nakajima y Kamui Kobayashi, los cuales tienen este fin de semana compromisos con la Fórmula 1 en Bahréin y la Super GT Series en Okayama.