Fernando Alonso ha conseguido hacer otra muesca en la culata de su particular revólver tras alzarse ayer con la pole position junto a Kazuki Nakajima y Sébastien Buemi en la última y definitiva sesión de entrenamientos cronometrados de las 24 Horas de Le Mans 2018. Por primera vez en 86 ediciones, un español saldrá desde la pole position.

Ayer era el turno de las dos últimas jornadas de entrenamientos cronometrados. La primera de ellas estuvo salpicada de varios incidentes, con varias banderas amarillas e incluso rojas que obligaron a detener la actividad en pista. No se mejoraron los tiempos y por ello todos se la jugaban a una baza, por la noche y con la amenaza de lluvia.

Kazuki Nakajima, el japonés volador

La búsqueda del mejor tiempo recayó, tal y como ya dijo Fernando Alonso el miércoles, en las diestras manos de Kazuki Nakajima. Tanto él como su compañero en el Toyota #7, Kamui Kobayashi, se han mostrado como los más rápidos en todas las sesiones y estábamos seguros que habría una bonita pelea entre ambos para buscar la mejor vuelta.

Nakajima salió enchufado desde el inicio y rápidamente consiguió un estratosférico 3:15.377, lejos del 3:14.791 conseguido el año pasado por Kobayashi y que es el actual récord en el trazado de La Sarthe, pero suficiente para hacerse con el mejor tiempo y además por un margen de dos segundos exactos sobre el otro Toyota, perjudicado en el tercer sector por el tráfico.

Luego llegaba el turno de Fernando Alonso, con una hora de cronometrados y ya de noche. Se subió al coche y casi de inmediato dio aparición la lluvia como se esperaba. Con slicks y un asfalto en condiciones mixtas muy peligroso, Alonso luchó con el coche por mantenerlo en la trazada mientras lo llevaba de vuelta al box para poner ruedas intermedias.

Fue como un regalo para el piloto asturiano ya que en el transcurso de las 24 horas se prevé que caiga algo de lluvia, y no es lo mismo conseguir experiencia en los cronometrados que tener que hacerlo ya inmerso en la misma carrera y con todo el tráfico en pista.

Tras los dos Toyota se colocaron los dos Rebellion. Si bien su distancia fue de casi tres segundos, en carrera no se espera una distancia superior entre los TS050 y los LMP1 suizos al medio segundo así que hay que tenerlos siempre presentes. El excompañero de Alonso en Honda, Jenson Button, terminaba séptimo con el SMP mientras que Antonio García y Miguel Molina, nuestros otros dos representantes españoles en Le Mans en la categorías GTR Pro, han sido novenos y décimos pero lejos de la referencia que son los Porsche.

El sábado a las 15:00 horas se dará la salida a una nueva edición de las 24 Horas de Le Mans 2018. ¡No os la perdáis!