China ha sido la pionera en implantar, a nivel mundial, una gasolinera inteligente en la que no es necesario bajarse del vehículo para repostar. Mediante la conexión a internet del propio vehículo, se podrá seleccionar la cantidad de combustible que nos deben suministrar así como realizar el pertinente pago sin tener que pasar por caja.

Shell y Banma Network Technology (filial de Alibaba) así como el fabricante chino de automóviles SAIC son las marcas que se encuentran detrás del desarrollo de la que podíamos denominar como la primera gasolinera inteligente del mundo, un proyecto pionero que se encuentra en fase de pruebas para ver sus posibles inconvenientes antes de empezar a implantarlo en otras localizaciones.

En el siguiente vídeo, podemos ver exactamente cómo funciona durante un repostaje:

Así podrían ser las gasolinera del futuro

Esta gasolinera inteligente funciona de la siguiente forma: en primer lugar, nuestro vehículo debe estar conectado a internet a través del sistema operativo basado en IoT (Internet of Things o Internet de las Cosas, concepto que define la interconexión digital de aquellos aparatos que usamos de forma cotidiana) y que su desarrollador Alibaba ha denominado como AliOS. En China, casi medio millón de vehículos ya están conectados a internet mediante este sistema.

Gasolinera Inteligente

Una vez que llegamos a la gasolinera, el surtidor detectará nuestro vehículo y automáticamente se pondrá en marcha la aplicación en la que podremos seleccionar qué combustible necesitamos y qué cantidad. Los datos se trasladan al personal de Shell presente en la estación de servicio, los cuales serán los encargado de llenar nuestro depósito de combustible. Una vez finalizado, podremos realizar el pago a través de Alipay (otro servicio de Alibaba) o también mediante nuestra cuenta de Shell asociada.

Si lo pensamos en perspectiva, es similar a cuando antiguamente se llegaba a la gasolinera y el personal te atendía por la ventanilla, le dabas las llaves para abrir el depósito y luego él te las devolvía al pagar, ofreciendo un trato casi diríamos que personalizado y que con la proliferación de los pagos por tarjeta así como las gasolineras autoservicio, poco a poco se ha ido perdiendo.