Porsche ha desarrollado, junto a BMW, una nueva estación de carga para coches eléctricos que es capaz de servir nada menos que 100 km de autonomía en tres minutos. Se trata de un prototipo, por el momento, pero su tecnología es la base de lo que veremos en los próximos años, gracias a una potencia de 450 kW que prácticamente triplica las capacidades de los supercargadores de Tesla.

En 15 minutos un cargador eléctrico de estos, de Porsche y BMW, podría dar el 80% de carga a un vehículo eléctrico. Algo que depende de la capacidad de la batería del coche, claro, pero la clave está en que la ‘potencia’ de la estación de carga es de 450 kW, que es la unidad que podemos usar para enfrentarla a las tecnologías disponibles actualmente.

450 kW de cargador eléctrico, así es la tecnología de Porsche y BMW

Porsche está preparando ya el lanzamiento al mercado del Porsche Taycan, su primer modelo 100% eléctrico que, como ya sabemos, soportará hasta 800 V para una carga mucho más rápida que la de cualquier otro vehículo eléctrico. ¿El problema? Que aunque se puede cargar el 80% de su batería en 20 minutos, aproximadamente, no existe infraestructura para aprovecharlo.

Sin embargo, el prototipo de estación de carga de BMW y Porsche sí que puede servir, por lo menos, 450 kW para posicionarse como el sistema de carga más rápido para coches eléctricos. De momento, la referencia son los supercargadores de Tesla, y se quedan muy por detrás de la capacidad de este prototipo. La diferencia, evidentemente, es que los supercargadores de Tesla ya son una realidad, y lo de BMW y Porsche tan solo un prototipo.

Para mantener esta tecnología en funcionamiento, Porsche cuenta con un sistema de enfriamiento activo para las celdas de la batería, que controlan la temperatura para mantenerla estable. Además, también cuenta con el apoyo de un sistema de enfriamiento para los cables. La vida útil de una batería, y su salud en definitiva, dependen de este aspecto crítico que es la temperatura.