La mayoría de los conductores no le dan gran importancia a conducir bien sentado, pero en realidad es uno de los puntos clave por seguridad y confort. Es decir, no sólo se trata de sentarse correctamente frente al volante para evitar dolores de espaldao incluso de cabeza-, sino también para mantener una movilidad correcta en el vehículo y poder reaccionar más rápido y mejor ante cualquier situación que requiera de una acción urgente. Y para sentarse correctamente en el coche sólo hay que tener en cuenta unos puntos básicos, los que te contamos a continuación.

De una correcta posición al volante depende la seguridad y comodidad en el vehículo. Hay que cuidar la posición de la espalda, piernas y brazos para evitar problemas durante la conducción.

Cómo debo sentarme en el coche

Lo primero que debemos medir es la distancia del cuerpo respecto a los pedales, y lo haremos teniendo en cuenta el freno o el embrague, en función de si se trata de un vehículo manual –embrague- o automático –freno-. La pierna izquierda tiene que poder presionar por completo el pedal, pero sin estirarla por completo.

Y en segundo lugar es la altura del asiento lo que debemos tener en cuenta para ir lo más bajo posible pero sin penalizar la visibilidad, de manera que estemos lo más cerca posible del centro de gravedad del vehículo. Cumpliendo con lo anterior, ahora prestaremos atención al respaldo del asiento para colocarlo en posición de incorporación, pero sin llegar al ángulo recto: sin despegar los hombros del asiento, que las muñecas queden sobre la parte superior del aro del volante.

Pero hay que tener en cuenta más cosas, como la colocación del reposacabezas, que debe ir siempre en paralelo a la parte más saliente en la zona posterior de la cabeza, por seguridad. El volante, que es lo último que nos faltaría por colocar, debe siempre de tal manera que los codos se sitúen en posición de 90 grados.

Y aunque siguiendo lo anterior iremos colocados correctamente, para evitar molestias y maximizar el confort es clave, cada 200 kilómetros o dos horas, parar en trayectos de largo recorrido a descansar e hidratarnos, o ‘estirar las piernas’ como todos solemos decir.

¿Qué pasa si no vamos sentados correctamente en el coche?

No sentarse correctamente al volante es sinónimo de cansancio y dolores. Una posición incómoda, y que se mantenga durante un trayecto largo, puede provocar dolores de espalda y cuello, de cabeza y de piernas. El confort es, evidentemente, un motivo importante para buscar la correcta colocación cuando vamos conduciendo, pero más importante todavía es que de esto depende la seguridad.

Si vamos colocados correctamente, las maniobras de cualquier tipo, y especialmente de emergencia, se podrán efectuar con mayor movilidad y comodidad, y por tanto se podrán ejecutar más rápidamente. De lo contrario, es posible que no tengamos visibilidad o movilidad suficiente, y no podamos ejecutar una maniobra como es debido para salvar un posible accidente de tráfico.