El 1 de febrero entró en vigor lo que comúnmente se ha denominado la ITV de los neumáticos. Mediante este cambio en los requisitos técnicos en la Inspección Técnica de Vehículos, los operarios de la ITV harán ahora una inspección visual mucho más exhaustiva de lo que se venía haciendo hasta ahora. Pero no nos asustemos ya que no hay ninguna exigencia que no sea en pro de nuestra seguridad.

Este es el primero de una serie de cambios que afectarán a las estaciones de servicio de las ITV, y que posteriormente también incluirán nuevos requisitos en cuanto a las pruebas de emisiones con el fin de evitar la circulación de vehículos que hayan anulado parte de los sistemas de control de gases así como un control de los sistemas electrónicos del vehículo con el que se podrán verificar si presentan fallos en alguno de ellos.

¿Qué deben cumplir los neumáticos para la ITV?

Según el Manual de Procedimiento de las ITV, el cual se puede consultar en el siguiente enlace, los elementos de los neumáticos que serán revisados a partir de ahora en la ITV serán los siguientes:

  • Dimensiones y características: 

Los neumáticos deberán estar homologados y las dimensiones, características y configuración de los mismos serán las previstas por el fabricante en la homologación del vehículo o sus equivalentes. Son equivalentes aquellos que presentan un índice de carga igual o superior así como el código de velocidad igual o superior al que figura en la tarjeta de la ITV o en su homologación. El diámetro exterior será igual, permitiendo una tolerancia de ± 3% mientras que el perfil de la llanta debe ser el correspondiente al neumático.

  • Estado de los neumáticos:

Los neumáticos de los vehículos de las categorías M, N y O, deben presentar, durante toda su utilización en las vías públicas, dibujo en las ranuras principales de la banda de rodadura y, en el caso de los de las categorías M1, N1, O1 y O2 esta profundidad será como mínimo de 1,6 mm, y deben tener indicadores de desgaste.

En el caso de vehículos históricos que equipaban originalmente neumáticos o cubiertas que nuevos su profundidad era inferior a 1,6 mm, los podrán seguir utilizando en condiciones excepcionales por la vía pública cuando se determine reglamentariamente.

De igual forma, los neumáticos no presentarán ni ampollas ni deformaciones anormales, roturas u otros signos que evidencien el despegue de alguna capa en los flancos o de la banda de rodadura. Tampoco habrá cables al descubierto, grietas o síntomas de rotura de la carcasa.

  • Neumáticos de invierno y off-road:

Si se utilizan neumáticos especiales de nieve, estos irán marcados con la inscripción M+S, MS o M&S y deberán tener una categoría de velocidad, bien igual o superior a la velocidad máxima prevista para el vehículo, bien no inferior a 160 km/h (letra Q). Si la velocidad máxima del vehículo es superior a esta deberá especificarse en una etiqueta de advertencia de velocidad máxima, situada en un lugar destacado dentro del campo de visión del conductor del vehículo.

En el caso de los vehículos equipados con neumáticos todo terreno de uso profesional «Professional Off Road» (marcado POR), si la velocidad máxima del vehículo es superior a la del índice de velocidad de los neumáticos montados, deberá especificarse en una etiqueta de advertencia de velocidad máxima, situada en un lugar destacado dentro del campo de visión del conductor del vehículo, de forma permanente.

Incluso si los neumáticos son técnicamente “idénticos”, los neumáticos M+S, MS o M&S (categoría de neumáticos de nieve) y los neumáticos POR (Off-Road Profesional) pertenecen a dos tipos diferentes. Por lo tanto, no se pueden mezclar en el mismo eje.

  • Recauchutado de neumáticos:

El reesculturado de los neumáticos no está permitido, excepto en aquellos neumáticos que equipen vehículos de más de 3.500 kg de MMA. y que vayan marcados con la palabra REGROOVABLE o el símbolo Ω.

¿Qué se comprobarán en los neumáticos durante la ITV?

Los técnicos de la ITV comprobarán, de forma visual, los siguientes elementos:

  • Dimensiones y características de los neumáticos:

– Marca de homologación.
– Dimensiones coincidentes o equivalentes a las que aparecen en la tarjeta ITV o en la homologación de tipo.
– Indice de capacidad de carga y categoría de velocidad adecuados a las características del vehículo.

  • En el mismo eje, todos los neumáticos serán del mismo tipo.
  • Que la profundidad de las ranuras principales de la banda de rodadura, cumpla las prescripciones reglamentarias.
  • Si los neumáticos han sido reesculturados, que vayan marcados con la palabra REGROOVABLE o el símbolo Ω.
  • La inexistencia de desgaste irregular en la banda de rodadura.
  • La inexistencia de ampollas, deformaciones anormales, roturas u otros signos que evidencien el despegue de alguna capa en los flancos o de la banda de rodadura.
  • La inexistencia de cables al descubierto, grietas o síntomas de rotura de la carcasa.
  • El montaje correcto de neumáticos unidireccionales.
  • Los neumáticos marcados con siglas FRT están montados exclusivamente en ejes portadores (no direccionales delanteros ni motrices).
  • La no interferencia del neumático con otras partes del vehículo.
  • Si existe, el funcionamiento del sistema de control de la presión de aire de los neumáticos, mediante su propio sistema de autodiagnóstico.