KYMCO está apostando de lleno por la movilidad eléctrica, y en el EICMA Milán 2018 ha vuelto a demostrarlo con la KYMCO SuperNex. Se trata de una superdeportiva eléctrica que, sin lugar a dudas, dista por completo de las scooter a las que nos tienen acostumbrados. Las cifras son un escándalo: alcanza los 250 km/h de velocidad punta y completa el 0 a 100 km/h en tan solo 2,9 segundos.

La KYMCO SuperNEX, gracias a su sistema de propulsión puramente eléctrico, puede plantarse en 100 km/h en solo 2,9 segundos desde parado, y hacer el 0 a 250 km/h en poco más de 10 segundos. Sin duda, todo un alarde tecnológico por parte de KYMCO, que ha introducido en ella un sistema de gestión de potencia denominado Full Engagement PerformanceFEP- y cuatro modos de conducción: Calmado, Positivo, Enérgico y Extremo. Todo ello, junto a un sistema de transmisión de seis velocidades.

Así es la KYMCO SuperNEX: una eléctrica de infarto… que además no es silenciosa

¿Quién dijo que KYMCO no podía darnos una superdeportiva pasional? Esta nueva KYMCO SuperNEX es precisamente eso. Y aunque es eléctrica, sí hace ruido. Pero es sintetizado, evidentemente: cuenta con un sistema de audio que imita el sonido que haría un motor de combustión, en sincronización con las revoluciones para cumplir en todo momento con lo que esperaríamos escuchar cuando aceleramos.

De momento, la KYMCO SuperNEX es un prototipo; se desconoce si llegará a los concesionarios algo parecido, pero ha servido a la marca para hacer una demostración de intenciones, y también para mostrar al gran público la tecnología que están desarrollando y que en los próximos años podremos ver en sus motos.

A diferencia de cualquier eléctrica, esta KYMCO SuperNEX sí tiene cambio de marcas y embrague que permite una conducción convencional. Y también cuenta con un sistema anticaballito, control de tracción y launch control para salidas automáticas.

Fotos de la KYMCO SuperNEX