Aunque Volkswagen ya cuenta con un pick-up, el Volkswagen Amarok, lo cierto es que este modelo sólo se comercializa en Europa y algunos países de Sudamérica. Sin embargo los alemanes podrían dar la sorpresa presentando un nuevo pick-up exclusivo para el mercado norteamericano y que vería la luz en el New York Auto Show que tenemos a la vuelta de la esquina.

La compañía alemana decidió no introducir el Volkswagen Amarok en Estados Unidos, seguramente condicionado por la gran rivalidad que se encontraría en este mercado claramente predominado por este tipo de vehículos y sobre todo de compañías americanas.

Sin embargo este miércoles, tal y como asegura Automotive News Europe, Volkswagen podría desvelar este nuevo pick-up del cual todavía no sabemos su nombre pero sí algunos datos interesantes, como la plataforma en la que estará basado así como dónde será fabricado.

El nuevo Volkswagen será un pick-up de lujo, menos orientado a trabajos pesados

Volkswagen Atlas 2018

Aunque podríamos pensar lo contrario, el Volkswagen Amarok está preparado para trabajar duramente. No es un SUV disfrazado de pick-up, es una robusta camioneta, como le gusta llamarlas a los americanos, con un chasis de largueros de la vieja escuela preparada para soportar cargas y maltrato aunque el interior pueda decir lo contrario. Y es que se puede trabajar duro pero a la vez, cómodo y con clase.

Sin embargo el posible nuevo vehículo de Volkswagen del que estamos hablando no utilizaría un chasis tradicional sino que partiría del SUV de siete plazas que el fabricante alemán comercializa en Estados Unidos, el Volkswagen Atlas.

Este vehículo de grandes dimensiones está construido sobre la plataforma MQB, el comodín del Grupo VAG con el que es capaz de desarrollar desde un Audi A1 o un SEAT Ibiza a un Arona o Skoda Karoq pasando por un Volkswagen Passat o Tiguan.

¿Qué queremos decir con ello? Que queda descartado que el nuevo pick-up sea un Amarok de mayores dimensiones sino más bien un SUV con caja y cómodo. Un Suburban americano de cinco plazas y que en determinados momentos puedas contar con unas posibilidades de carga mayores que en el Atlas.

El nuevo vehículo se ensamblaría en la fábrica que Volkswagen tiene en Tennesssee y además no se descarta que sea el primer paso en todo una nueva gama de vehículos basados en el Atlas que, incluiría entre otros, un SUV deportivo de cinco plazas.