Este pasado fin de semana se celebró una nueva edición de la subida a Pikes Peak, y entre todas las marcas allí presentes una brilló con luz propia: Bentley. No sólo por el llamativo color verde del coche sino porque consiguió vencer en la categoría de SUV de producción en serie fijando además un nuevo récord. Este hito ha hecho que en agosto se lance una edición limitada a tan sólo diez unidades basadas en el modelo que compitió en la carrera: el Bentley Bentayga Pikes Peak.

Para aquellos que desconozcan en qué consiste la carrera del Pikes Peak (Pikes Peak International Hill Clim – PPIHC es su nombre oficial), se trata de una carrera que asciende al pico de mismo nombre por una serpenteante  carretera de 20 kilómetros de longitud y 156 curvas. La mayor dificultad radica en la ganancia de metros que se produce en un recorrido tan corto ya que la salida está situada a 1.440 metros y la meta a 4.300 metros, lo que supone todo un hándicap para el piloto y la máquina.

En 2014, Paul Dallenbach con un Range Rover Sport SVR fijaba un registro de 12:35,6 minutos para llegar a la cima y Bentley llegaba dispuesta este año a conquistar la victoria y el récord en la categoría de todocamino de producción en serie con un Bentley Bentayga especialmente preparado para la ocasión y a cuyos mandos se encontraría Rhys Millen.

Utilizando como base la versión W12 de 608 cv (la más potente) y sólo con ligeros cambios necesarios para cumplir la reglamentación (asientos tipo baquet, jaula de seguridad, eliminación de los asientos posteriores, kit de extinción de incendios) así como el escape firmado por Akrapovic que se encuentra como opción y neumáticos especiales desarrollados por Pirelli, el Bentley se lanzó a conquistar la cima, algo que consiguió rebajando además en minuto y medio el tiempo anterior y dejando un récord de 10:49,9 minutos para llegar a tocar las nubes con los dedos.

Bentley Bentayga Pikes Peak: edición limitada a 10 unidades

Con el fin de celebrar este momento histórico para la marca británica, la firma de Crewe lanzará en agosto diez unidades de la versión limitada Bentley Bentayga Pikes Peak y que cuenta con ligeros cambios respecto a la versión estándar que a buen seguro lo harán más exclusivo todavía si cabe.

Las diez unidades, que serán personalizadas por el especialista encargado de los pedidos especiales a la marca, Mulliner, se podrán elegir entre el color que mostraba en Pikes Peak, ese fantástico verde Radium, o bien en Deep Beluga Black. Las llantas de aleación bitono son como las del modelo de competición.

Los cromados del Bentayga normal pasan a tener una terminación oscura gracias al paquete Black Speficication y algunas partes utilizan fibra de carbono en su fabricación. El logotipo de Pikes Peak en los laterales identifica que no estamos ante un coche normal.

En el interior también hay cambios, como por ejemplo en el uso de cuero Beluga y alcántara para la tapicería. El salpicadero es de fibra de carbono, bitono y la parte situada delante del copiloto viene decorada con un mapa que representa el recorrido de ascensión del Pikes Peak.

Mecánicamente no hay cambios y cuenta con el motor W12 de 608 cv asociado a una caja de cambios automática ZF de ocho velocidades mediante convertidor de par. El Bentley Bentayga Pikes Peak se podrá encargar a partir de agosto en un precio aún por confirmar.