Para dentro de dos años está previsto que llegue un nuevo Opel Mokka X 2020, después de que en 2016 recibiese su último lavado de cara. Y lo hará además utilizando las mismas plataformas que montarán los vehículos del Grupo PSA, evitando así utilizar las de General Motors que son mucho más pesadas y no permiten ningún tipo de electrificación. De esta forma, el Opel Mokka X 2020 compartirá muchos elementos con Citroën y Peugeot.

De hecho y según hemos podido saber, el desarrolla del Opel Mokka X 2020 ha estado parado durante unos meses precisamente hasta que se sentaron las bases de este cambio en cuanto a la arquitectura interna del futuro SUV de la maca. No tenía mucho sentido que, a estas alturas, se tomase una decisión que en en los años venideros evitase poder desarrollar versiones híbridas o incluso cien por cien eléctricas.

Opel Mokka X 2020: más grande y hermanado con el DS 3 y el 208

La plataforma que utilizará el futuro Opel Mokka X 2020 será la misma que podremos observar tanto en el DS 3 Crossback como en el futuro Peugeot 208. Esto le permitirá ser ligeramente más grande, sobre todo a nivel de distancia entre ejes que será donde crezca aproximadamente unos 30 mm y con ello, mejorar el espacio de los pasajeros de la parte posterior.

Todavía está en el aire que tipo de transmisión podrá utilizar. El actual Mokka X está disponible tanto con tracción a las ruedas delanteras como con tracción total. Sin embargo, Opel podría decidir que además de la plataforma de PSA también podría montar el sistema de tracción electrónico Grip Control que ya usan los vehículos franceses.

Además y como mejora principal tras la decisión, contar con sistemas de propulsión híbridos ha sido una de las necesidades ahora que el Opel Mokka 2020 se encuentra en las primeras fases de desarrollo por lo que, al igual que el 208, se espera que cuente con versiones híbridas, híbridas enchufables o incluso eléctricas puras.