Ford está dispuesto a matar prácticamente todos sus automóviles en Estados Unidos de forma que únicamente sobrevivirían el Ford Mustang, el GT y el Focus. El resto de la gama estaría compuesta o bien por pick-up, todoterreno o por SUV, que son quienes ahora mismo aglutinan el grueso de las ventas de la marca americana. Entre los nuevos modelos parece ser que volvería a aparecer el Ford Maverick, un todo terreno que ya conocimos en Europa hace años.

La historia del Ford Maverick se remonta a 1970, pero en este caso estamos hablando de automóvil que sucedió al Ford Falcon y que nacía con el claro objetivo de ser un modelo compacto que pudiese luchar, de tú a tú, con la nueva generación de modelos que llegaban desde Japón y que eran más modernos, ligeros y con un consumo además de un precio mucho más contenido.

Estuvo en producción hasta 1977 cuando fue sustituido por el Ford Fairmont, y se ofreció tanto en carrocería de 2 como de 4 puertas y con potencias que iban desde los 100 hasta los 210 cv en las primeras versiones aunque posteriormente los motores más potentes fueron desapareciendo de la gama.

Pero no fue la únicamente vez que Ford ofreció el Maverick. Seguramente muchos recordarán que en Europa, Nissan y Ford colaboraron en el desarrollo de un 4×4 que nació respectivamente con el nombre de Terrano y Maverick. En el caso del modelo americano no tuvo tanto éxito como el japonés y sólo estuvo a la venta entre 1993 y 1999, es decir, las dos primeras generaciones mientras que el Terrano cesó su producción en 2006 cuando fue sustituido por el Nissan X-Trail.

Ahora Ford parece querer volver a reeditar este nombre y lo hará además como una versión a pequeña escala de su mítico Ford Bronco, recientemente presentada la nueva generación. De momento los rumores no señalan ni cuándo podría estar disponible ni tampoco en qué segmento se ubicará aunque seguro que será uno muy similar al del Maverick que conocimos aquí.

De igual forma, Ford también ha registrado otro interesante nombre: Timberlane. Aunque en este caso no parece ser que estemos hablando de un nuevo vehículo sino de una versión derivada del propio Ford Bronco. De esta forma nos encontramos con que la marca de Ford dispondrá de una gama compuesta por el propio Ford Bronco, el Maverick, Escape, EcoSport, Explorer y el nuevo Ford Focus Active. Toda una declaración de intenciones que parece seguir la línea por ejemplo de Peugeot, que ha apostado por que el grueso de sus vehículos estén en el segmento SUV.