Este invierno, Polestar ha puesto a prueba su Polestar 1 en uno de los lugares con las condiciones más duras de todo el planeta para un vehículo: el Círculo Polar Ártico. Si para un automóvil convencional, temperaturas por debajo de los 30 grados bajo cero supone un desafío, para un vehículo híbrido lo es aún más pues la capacidad de las baterías se ve seriamente afectada por la temperatura.

Además de comprobar y seguir poniendo a punto el Polestar 1, los ingenieros han aprovechado para mejorar su sistema vectorial de par del tren trasero, un novedoso diferencial eléctrico con el que según la marca se mejora enormemente la tracción y el manejo del vehículo en curvas, consiguiendo una respuesta que hoy en día sólo está al alcance de los deportivos de siete cifras.

El sistema vectorial de par de Polestar en pocas palabras

El Polestar 1 cuenta con una mecánica híbrida enchufable que consiste en un motor de cuatro cilindros en línea con sobrealimientación mediante turbocompresor así como dos motores eléctricos montados en el eje trasero con el que se consigue una potencia de 600 cv. Al mismo tiempo, un sistema de baterías le permite una autonomía, en modo eléctrico, de aproximadamente 150 km.

Como vemos, es algo relativamente convencional si no llega a ser porque los dos motores eléctricos traseros, asociado cada uno de ellos a una rueda mediante un conjunto de engranajes planetarios, son capaces de suministrar potencia de forma instantánea a aquella rueda que lo necesita.

Pero además, funcionan de forma conjunta (o individual, depende de cómo lo queramos ver) como si de un diferencial mecánico se tratase con la salvedad de que al ser motores eléctricos, no sólo pueden dejar de suministrar potencia a aquella rueda que tiene menos agarre sino que pueden aportar un par negativo para frenar la rueda, de una forma mucho más eficaz y precisa que aplicando el freno. Con ello se consigue una tracción casi perfecta y una manejabilidad en curvas que, como decíamos, hoy en día sólo está al alcance de vehículos con sistemas aerodinámicos activos.

Ya se aceptan pedidos para el Polestar 1, cuya producción arrancará a finales de este año en China para entregar las primeras unidades en 2019 a un precio todavía por determinar. Le seguirán el sedán eléctrico Polestar 2 y el SUV Polestar 3, también para 2019 y 2020 aproximadamente.