Tras la presentación durante el Salón de Ginebra del nuevo Volvo V60, ya se conocía que el fabricante sueco lanzaría en un breve espacio de tiempo la versión sedán de cuatro puertas basada en el familiar. Pero pocos pensaban que el Volvo S60, del que ya vimos la primeras imágenes no hace mucho, sería el primer vehículo en no ofrecer mecánicas diésel, algo que la marca ya ha confirmado unas semanas antes de que sea presentado.

El nuevo Volvo S60 llegará en breve y se espera que arranque su comercialización durante el verano. Su oferta estará basada en mecánicas sobrealimentadas de gasolina de la familia Drive-E, que cuenta con dos litros de cilindrada y cuatro cilindros.

Volvo S60: gasolina e híbridos

Es más que seguro que el nuevo Volvo S60 comparta las motorizaciones con el Volvo V60 y, por lo tanto, arranque su comercialización con dos versiones basadas en el propulsor T6, tanto versión normal como híbrida. En el primer caso hablamos de una potencia de 310 cv que en el caso de los T6 Twin Engine llega hasta los 340 cv gracias a la adicción de un motor eléctrico que les permite además una autonomía de 45 km en modo completamente eléctrico. Estaríamos hablando, por lo tanto, de híbridos enchufables.

Se espera que posteriormente llegue al igual que en el V6 la mecánica T5 de acceso a la gama con 253 cv y más adelante, el tope de gama que sería el T8 Twin Engine. Estaríamos hablando también de una mecánica híbrida en este caso de 390 cv y una autonomía en modo eléctrico muy similar al que se consigue con el T6.

Volvo ya anunció que su hoja de ruta para los próximos años sería llegar a 2025 con unas ventas de su gama de eléctrica que supusiese la mitad de sus ventas y, seguramente, además de decir adiós al diésel tampoco seguirá desarrollando durante mucho tiempo sus motores eléctricos pensando en convertirse en una marca casi cien por cien eléctrica.