En más de una ocasión BMW ha visto como su gama de SUV «X» recibían críticas por su baja capacidad offroad en comparación con otros vehículos de corte similar. Como suele ser habitual, Jeremy Clarksson les ha dado bastante caña, tal y como podemos ver en este vídeo con el BMW X6 que queda atrapado en la hierba y la nieve. Es por ello que los alemanes han decidido que, la nueva versión del BMW X5 2019, tenga muchas mayores capacidades fuera del asfalto.

Y para mostrarnos de lo que es capaz de hacer han sometido a los prototipos de los BMW X5 2019 que tienen dando vueltas alrededor del mundo (y hemos cazado en fotos) a un sin fin de pruebas en todo tipo de terrenos, desde arena a tierra pasando por nieve o superficies heladas.

Estas pruebas suelen ser uno de los pasos habituales en el desarrollo de casi cualquier vehículo, pero en el caso de BMW han querido dejar bien claro que se están esforzando al máximo para ofrecer mejoras en uno de los puntos débiles que ofrecía el X5.

De echo los rumores apuntan a que, de forma opcional, el BMW X5 2019 contará con un paquete offroad para aquellos que adquieran el vehículo con la firme intención de adentrarse de forma habitual en terrenos de cierta dificultad y, el asfalto, sea simplemente un mero trámite.

Por su puesto también seguirá disponible la versión M con su sistema de suspensión adaptativa, que en este caso está siendo puesta a punto en varios circuitos como Mireval, Talladega o Nürburgring y pensada para aquellos que quieren extraer hasta la última gota de los 450 cv del M50i, o incluso del M50d, un diésel de 3.0 litros y cuatro turbos que rompe un poco con lo que se estila hoy en día. Como novedad, será el primer modelo de BMW en contar con una dirección activa integral que luego será utilizada en otros modelos de la gama.