Ya sabemos que desde hace unos días podemos realizar la reserva para el futuro Audi e-tron, el futuro SUV de la marca alemana cien por cien eléctrico. Pero no hay muchos datos sobre él, al menos hasta el momento y únicamente se habían hecho oficiales las cifras con las que supuestamente contaba el prototipo. Ahora Audi ha confirmado que su autonomía será menor a lo declarado, y se quedará en unos 400 km.

Tampoco vamos a decir que Audi haya intentado maquillar las cifras de autonomía del futuro Audi e-tron que se pondrá a la venta. Pero el problema es que el primer prototipo fue lanzado en 2015 y la norma por aquel entonces de homologación para la autonomía de los eléctricos era la NEDC, la cual se ha desvelado como muy poco fiable.

400 km de autonomía y recarga a 150 kW

Es por ello que al traspasar las cifras al ciclo de conducción WLTP, mucho más realista, la autonomía ha pasado desde los más de 500 km esperados a aproximadamente unos 400 km, la cual Audi considera una cifra mucho más real de cara al modelo que lanzarán próximamente en producción. Lo cierto es que para una capacidad de baterías estimada en 95 kWh, se nos antoja una autonomía un poco justa aunque habrá que ver, finalmente, en que cifras se mueve el modelo que se comercialice.

Audi además ha revelado otros datos interesantes acerca de la velocidad con la que se podrán cargar las baterías. El Audi e-tron podrá utilizar los sistemas de recarga de 150 kW que entraran en funcionamiento con la red de carga Ionity, que es capaz de soportar hasta 350 kW y que ya se está empezando a implantar en Europa. Esto lo convertirá, sin dudas, en el vehículo eléctrico con una capacidad de recarga más elevada de todos, incluso por encima de Tesla.

Por otro lado y ya pensando en la carga en nuestros hogares, el Audi e-tron podrá completará una carga en una toma doméstica de 2,3 kW y 220 V, aunque el caso ideal será instalar una toma trifásica de 400 V con una potencia de 11 kW, lo que hará que las baterías estén completamente cargadas en 8,5 horas. Como opción, es posible contar con un segundo cargador que duplicaría la potencia y, por lo tanto, reduciría el tiempo de recarga a la mitad.