Por fin Toyota nos dio una agradable sorpresa en el Salón de Ginebra confirmando, aunque fuese con un prototipo decorado con los colores del equipo Toyota Gazoo Racing, la futura llegada de un nuevo Toyota Supra que recupere el sabor icónico de todo un deportivo de la vieja escuela.

Justo el día en el que fue presentado Toyota lanzaba además un vídeo promocional, el cual podéis ver sobre estas líneas, y en el que se puede apreciar el nuevo deportivo japonés en lo que parecen imágenes directamente extraídas del videojuego Gran Turismo.

Con estas imágenes digitales añadidas a las reales que vimos, no hace demasiado, de uno de los prototipos del Supra realizando pruebas en carreteras nevadas,  nos podemos hacer una idea de cuál podría ser su aspecto final. Toda una declaración de intenciones por parte de los japoneses.

De momento y tras la puesta en largo en Ginebra, Toyota ni ha oficializado ni desmentido nada por lo que debemos seguir siendo fieles a la información que tenemos en nuestro poder y que nos anuncia que el Toyota Supra será de propulsión (tracción trasera) y estará animado por un motor de origen BMW (recordemos que comparte plataforma con el Z4) de 6 cilindros y aproximadamente 330 cv.

Seguramente para los más puristas la peor noticia que podríamos tener es que el Supra no se ofrecerá con una caja de cambios manual sino automática de doble embrague, con lo que perderá parte de su esencia en pro de unas mejores prestaciones y facilidad de uso.

Lo que no está todavía claro es bajo qué marca se lanzará. Es decir, desconocemos si Toyota lo venderá bajo la matriz principal o, como en el caso del Yaris GRMN, prescindirá directamente de la marca para denominarlo simplemente como Supra GRMN en referencia al acrónimo Gazoo Racing Masters of the Nürburgring. Podría ser una buena jugada de marketing para sus modelos más prestacionales.