La marca checa perteneciente al grupo VAG mostrará en primicia durante el Salón de Ginebra 2018 el nuevo Skoda Vision X, el cual nos adelanta las líneas maestras que podremos ver en los futuros modelos de la marca. Se trata de un crossover híbrido con cual se pretende ampliar la gama de modelos SUV de aquí a 2025.

Curiosamente, el año pasado vimos en Shanghái el Skoda mostró el Vision E , un prototipo de un SUV eléctrico mientras que ahora el modelo mostrado utilizaría un sistema de propulsión híbrida. Skoda está firmemente enfocada a aumentar su presencia en el segmendo crossover y por ello, el vehículo de producción que derivaría de este sería se convertiría en el tercer SUV de la marca, explorando para ello un segmento nuevo en el que ahora mismo la marca no tiene presencia.

Skoda busca ampliar su gama SUV

Así tras el Skoda Kodiaq y el Skoda Karoq, el futuro Vision E sería el siguiente integrante de la familia, con unas dimensiones compactas y pensado para el uso urbano y activo. El exterior se caracteriza por unas líneas limpias y precisas, que buscan el dinamismo incluso cuando el vehículo se encuentra detenido. El techo color antracita, que incorpora además una superficie acristalada de grandes dimensiones, destaca respecto a la carrocería denominada FlexGreen. Las llantas de 20 pulgadas ayudan a ensalzar el aspecto musculoso del conjunto.

El interior rompe con todo lo establecido hasta el momento. El salpicadero es ancho y ergonómico, y cuenta con una pantalla central independiente en color. A través de ella se accede a todos los servicios de infoentretenimiento y conectividad. Los elementos iluminados hechos de cristal tallado, junto con la pantalla en color, crean efectos de luz.

De aquí a 2025, la perspectiva de negocio de Skoda es tener ya en el mercado vehículos híbridos, además de coches completamente eléctricos. Calculan que para entonces, uno de cada cuatro vehículos que se comercialicen en todo el mundo sean o bien híbridos enchufables o bien eléctricos.