El Opel Mokka siempre ha sido un pequeño SUV interesante; pero con la absorción de Opel por parte del Grupo PSA, las cosas tenían que cambiar. Y así ha sido, porque la nueva generación, además de tener un diseño completamente nuevo, e inspirado en el Manta, se basa en la plataforma CMP. Eso quiere decir, entre otras cosas, que también hay un Opel Mokka-e, que es la versión 100% eléctrica del renovado modelo.

El nuevo Opel Mokka 2020 comparte plataforma con modelos como el Corsa, el Peugeot 2008 o el Peugeot 208. Su carrocería mide 5,15 metros de largo; es 125 mm más corto, pero ha crecido 10 mm de ancho. Además, se ha aumentado su distancia entre ejes en 5 mm, porque los voladizos delantero y trasero son más cortos. Esta nueva generación, eso sí, pierde 6 litros de capacidad de maletero para quedarse en 350 litros, que no es una mala cifra.

Más y mejor tecnología en el Opel Mokka 2020 y su versión eléctrica

En el interior hay también cambios, y muy importantes. Su diseño se ha renovado por completo, los materiales son de mayor calidad y contamos con un cuadro de instrumentos digital de 12 pulgadas, así como una pantalla táctil para el sistema multimedia que puede ser de 7 o de 10 pulgadas de diagonal. Y aunque se ha apostado por una importante mejora a nivel tecnológico, se mantienen controles físicos para funciones clave como las del climatizador, sin dejar atrás cosas como la carga inalámbrica para el móvil.

En cuanto a la versión eléctrica, el Opel Mokka-e 2020, cuenta con un motor eléctrico delantero de 136 CV de potencia y 260 Nm de par máximo. La batería es de 50 kWh de capacidad, como en el resto de modelos equivalentes del Grupo PSA, y la carga puede ser e hasta 100 kW para conseguir un 80% en tan solo media hora. Con estas cifras, el Opel Mokka-e 2020 puede ofrecer una autonomía de 320 km según el ciclo de homologación WLTP, parecido al Peugeot e-2008.