Todos sabemos los lazos tan estrechos que unen a los franceses de Renault y los japoneses de Nissan. Carlos Ghosn se encuentra al frente de las dos compañías y aunque ambas colaboran en muchos aspectos, siguen operando como empresas diferentes. ¿Pero qué ocurriría de producirse una fusión completa entre ambas? Que crearía una empresa lista para enfrentarse a los gigantes que están en cabeza: Grupo VAG y Toyota.

Esta posibilidad ha sido adelantada por el portal Bloombertg y parece ser que podría estar más cerca de llevarse a cabo de lo que pensamos aunque, teniendo en cuenta el volumen y tamaño de ambas empresas no es algo que se haría de la noche a la mañana. Pero también hay que tener en cuenta que como ya existe alianza entre ellas, el camino estaría mucho más allanado.

Renault-Nissan, una fusión de más de 10 millones de vehículos

Quien tiene en su mano realizar una fusión como esta es Carlos Ghosn. El ejecutivo libanés-francés de origen brasileño es presidente de Renault, Nissan, Mitsubishi y también de la marca rusa AutoVAZ, ejerciendo labores de CEO en Renault y Mitsubishi.

Pero el imperio que se formaría no engloba únicamente a estas cuatro marcas ya que, además, existe un buen número de fabricantes más pequeños que depende directa o indirectamente de ellas. Hablamos de Infiniti, Datsun, Alpine, Dacia y Renault Samsung Motors.

Juntando las ventas de todas ellas producidas durante 2017 nos encontramos que el entramado franco-japonés acumular unas ventas de 10,6 millones de vehículos. Esto lo pone automáticamente por delante de la marca japonesa que más vehículos vende, Toyota, que facturó un total de 10,4 millones de automóviles. Pero al mismo tiempo la situaría a tiro de piedra del gigante por excelencia, el Grupo VAG, que dominó con 10,7 millones de automóviles.

Pero eso ha sido el año pasado. Las perspectivas de Carlos Ghosn para la compañía es que, en 2022 (a la vuelta de la esquina como quien dice), sean capaces de comercializar anualmente 14 millones de automóviles, lo que les situaría directamente a la cabeza de la industria automotriz y, lo que es más importante, muy lejos de su rival el Grupo PSA y su conglomerado de marcas: Peugeot, Citroën, DS, Opel y Vauxhall.

Estaremos atentos.