Ayer a última hora del día el equipo Williams desvelaba las primeras imágenes del que será su monoplaza para la temporada 2018 del Campeonato de Fórmula 1: el Williams FW41. Un monoplaza completamente diferente al que usaron el año pasado y que cuenta con importantes novedades.

Lance Stroll y Sergey Sirotkin serán los responsables de llevar por el buen camino el Williams. El ruso ha sido el último en llegar y su asiento no estaba del todo asegurado frente a Robert Kubica, aunque finalmente como hemos visto el piloto polaco se mantendrá en reserva disputando algunos entrenamientos libres.

Paddy Lowe, máximo responsable del equipo ha asegurado que el Williams FW41 supone una antes y un después respecto al coche del año pasado, con notables cambios en cuanto al propio chasis para la adaptación del nuevo motor Mercedes-Benz, pero sobre todo a la aerodinámica, algo que se puede apreciar en el morro, alerón frontal y pontones laterales. Por el contrario, la zaga sí parece algo más continuista respecto a lo que habíamos visto el año pasado.

«El monoplaza tiene muchas características nuevas, la mayoría de las cuales no son tan obvias, pero externamente el equipo ha seguido un concepto aerodinámico muy diferente que nos ha permitido un progreso significativo en el rendimiento. La aerodinámica, la estructura y el peso son los tres principales intercambios en el diseño de un monoplaza de Fórmula 1, y todo el trabajo, junto con una serie de cambios radicales en el exterior del automóvil para incorporar desarrollos posteriores de Mercedes, nos han llevado al FW41.»

Por su parte Claire Williams, responsable de la escudería británica, está impaciente por el arranque de una nueva temporada tras mucho trabajo.

Estoy encantada de estar de regreso y lanzar nuestro nuevo coche, para una nueva temporada, con una nueva y emocionante alineación de pilotos. Durante muchos meses, el equipo ha puesto una gran cantidad de esfuerzo en el FW41 y estoy ansioso por ver tanto a Lance como a Sergey en la pista a finales de este mes.