Liberty Media sigue empeñada en reestructurar el «Gran Circo». La prioridad a corto plazo de «la nueva Fórmula 1» es aumentar el espectáculo. Ross Brawn, el director deportivo de la Fórmula 1, comenta que tiene en mente acabar con la tecnología del DRS e implantar una liga de los mejores circuitos.

Menos Grandes Premios, pero mucho mejores

La idea de Ross Brown y de Liberty Media pasa por hacer una liga de circuitos. Los circuitos que optarían a estar en el Campeonato del Mundo de Fórmula 1 estarían clasificados según el espectáculo y la calidad del circuito.

Esto sería algo similar a una liga de circuitos en la que la propia organización podría elegir un circuito u otro en función de si ve que es necesario que haya más espectáculo. Esto haría que los promotores de los circuitos se esforzaran más por unirse a la Fórmula 1.

Esto nos parece una medida bastante acertada. Durante todo el campeonato, vemos circuitos en los que es prácticamente imposible adelantar, algo totalmente sin sentido en un deporte que trata de dar espectáculo.

Eliminar el DRS, la «única» forma de adelantar

La llegada del DRS en la temporada 2011, fue una manera de implantar una tecnología que no tuviera un coste económico muy alto y que sirviera para facilitar los adelantamientos. Ahora, parece que Ross Brown quiere eliminarlo de una vez por todas.

El ingeniero inglés, que bien domina la materia, espera que «los coches se desarrollen hasta el punto de que ya no sea necesario». Aunque añade «un futuro cercano eso no sucederá».

No sabemos cómo suplirán el espectáculo que genera el DRS. Además, no tiene sentido que a la Fórmula 1 le falte espectáculo y le quites uno de los pocos alicientes que producen adelantamientos durante la carrera. Ya que es la única herramienta que, a igualdad de gomas, permite adelantar en pista.

Menos potencia, más espectáculo.

La manera de conseguir un mayor espectáculo se puede definir con la palabra igualdad. Cuantas menos diferencias hayan entre todos los equipos de la parrilla, más espectáculo habrá.

La normativa sobre los motores todavía está por definirse, pero el trabajo más urgente está en las gomas. Los neumáticos que proporcionó Pirelli durante la temporada 2017 eran demasiado duros. Algo que debe de cambiar, ya que cuantas más paradas en boxes haya, más cambios de posición habrá, más importará la estrategia y más espectáculo se generará.

Todos estos cambios que hemos comentado podrían hacer de la Fórmula 1 un deporte por fin emocionante, tras muchos años sin apenas cambios ni emoción en la pista. Un liga de los mejores circuitos, con muchas paradas en boxes, con menos diferencias entre equipos… Sería una Fórmula 1 como la quiere Liberty Media y todos los aficionados a este deporte.