Todo parece indicar que para McLaren, el Gran Premio de España de Fórmula 1 será el GP Cero, no sólo porque será realmente cuando estrenen su coche de 2018 (el denominado MCL33B) sino porque al mismo tiempo, Renault también estrenará mejoras en su propulsor que le permitirá cerrar la brecha actual respecto a Mercedes y Ferrari.

Si ya en el GP de China, Renault permitió a los equipos a los que suministra los propulsores extraer algo más de potencia al motor francés (estimada en aproximadamente una décima de segundo), el siguiente paso es seguir pudiendo incrementar la ganancia de prestaciones a partir del Gran Premio de España de Fórmula 1 sin comprometer la fiabilidad.

Renault busca mejorar en clasificación

Según palabras del propio jefé de Renault, Cyril Abiteboul, la de España no será la actualización más importante que se le haga al propulsor aunque se estime que la ganancia será entorno al medio segundo, sino que más adelante seguirán llegando mejoras de forma progresiva.

«Van a llegar más cosas en relación a la potencia a partir de la quinta carrera. Hay un par de mejoras sobre cómo operamos con el motor y eso supone más en clasificación. Llegará algo más, pero obviamente el próximo progreso será una actualización de hardware. Eso no va a ser antes de que introduzcamos el segundo motor, que espero que sea lo más tarde posible.»

Uno de los puntos donde cuentan con mejorar es clasificación, precisamente lo que parece estar siendo el talón de Aquiles de McLaren y su actual monoplaza.

«Hablamos de una cantidad sustancial de desarrollo durante la temporada. Es más que el hueco que tenemos ahora respecto a los equipos punteros, en mi opinión, en carrera al menos, pero obviamente los equipos de delante no se van a detener ahí.»

«Exploramos todas las vías para aminorar ese déficit. Lo primero es encontrar lo que puede marcar la diferencia. Creo que el hueco en clasificación en China fue algo menor que antes, pero sigue sin ser suficiente y hay cosas que llegarán.»