Ayer tenía lugar el segundo día de test de Fórmula 1 en el Circuito de Barcelona-Catalunya. Era el turno para que el compañero de Fernando Alonso, Stoffel Vandoorne, se subiese al McLaren MCL33 y completase sus primeros giros. Por desgracia, un fallo en el escape le permitió rodar prácticamente sólo por la mañana, teniendo que pasar el resto del día en el box.

Mientras Ferrari completaba casi 100 vueltas, el monoplaza de ·Woking sólo pudo dar 37 giros en todo el día. Antes del parón para comer dio un total de 28 vueltas, lo que le permitió meterse entre los tres primeros, muy cerca de los registros marcados por Valtteri Bottas. Tras el parón para almorzar, completaba otras nueve y era entonces cuando el equipo detectaba problemas en la parte trasera derivados de una mala sujeción del escape y que provocaba daños por el calor desprendido.

«Desgraciadamente tuvimos un pequeño problema con la sujeción escape justo después de comer. Esto hizo que se soltara y arrojó mucho aire caliente en algunos cables y uno de estos era el del freno [sistema brake by wire], por lo que el equipo hizo revisiones y todo se retrasó muchísimo. Creo que aun así ha sido un día positivo y no fue un gran problema.»

Es por ello que el equipo McLaren dedicó toda la tarde a comprobar y reparar los daños surgidos en la parte trasera, lo que le impidió acumular mayor número de vueltas. Tras dos días, el equipo británico es el segundo que menos vueltas ha dado de todos y si bien es cierto que ha sido debido a dos errores subsanables, estos han impedido continuar en pista y comprobar si existen otros problemas mayores. Aun así, Vandoorme estaba contento con los progresos:

«Me sentí como si nunca me hubiera bajado del coche. Las condiciones climatológicas condicionaron nuestra mañana, por lo que nos costó empezar a hacer tandas a todo el mundo. Aprovechamos la ocasión para hacer algunos trabajos en el rake (NdR: inclinación del coche) y recoger algunos datos aerodinámicos.

Después de eso, las condiciones mejoraron algo y logramos hacer dos tandas para entender mejor el coche de este año. Las primeras impresiones fueron positivas. Me sentí cómodo, sin sorpresa y fue un buen aprendizaje.»

Es imposible no hacer una comparación con los problemas de McLaren – Renault (ninguno achacable a la unidad de potencia) y la ausencia de los mismos por parte de Toro Rosso – Honda quien, en la segunda jornada, completó de nuevo casi 90 vueltas. Bueno, para ser justos también tuvieron ciertos problemas: Pierre Gasly se rasgó el mono con el alerón del Halo…