Sin duda, los problemas de fiabilidad más sonados durante la temporada 2017 de Fórmula 1 fueron los de Honda. Entre otras cosas, porque los japoneses han dado tres malos años a un equipo que debería haber ocupado los primeros puestos: McLaren. Sin embargo, merece la pena echar un vistazo a los componentes sustituidos por todos los equipos durante este año, porque no solo Honda tuvo problemas graves de fiabilidad.

La temporada 2018 se acerca con el acuerdo McLaren Renault y la renovación de Alonso con McLaren. En este contexto, Honda estará con Toro Rosso. ¿Sin problemas para McLaren? Eso habrá que verlo, porque en 2017 Honda dio 90 caballos menos que sus competidores, pero Renault se quedó 40 por debajo. Y si revisamos los componentes cambiados al propulsor a lo largo del año, lo cierto es que no solo Honda tuvo problemas.

lewis hamilton 2015

Penalizar será aún más fácil en la Fórmula 1 de 2018

Uno de los componentes que más problemas ha dado ha sido el MGU-H, que es el generador de energía calórica a partir del turbo instalado en el motor. En 2017 Hamilton se pasó de los cuatro como máximo –motor Mercedes-, Vettel –motor Ferrari- también lo hizo, y todos los pilotos con motor Honda y Renault tuvieron que ser penalizados por superar esta cifra.

En 2018 se complican las cosas, porque el límite sin penalización será de tres, en lugar de cuatro, y por lo tanto la fiabilidad de los motores será un aspecto todavía más importante para mantenerse competitivo.

fiabilidad motores f1 2017

El drama de Honda: su falta de fiabilidad en cifras

Honda fue la más problemática, sin ningún tipo de dudas. Tuvieron que emplear 23 unidades del conjunto de turbo y MGU-H, con 12 unidades para Stoffel Vandoorne y otras 11 unidades para Fernando Alonso. Las penalizaciones para ambos pilotos fueron constantes porque usaron 19 motores de combustión a lo largo de toda la temporada, porque la fiabilidad era prácticamente nulab desde que arrancó la competición.

Además, también gastaron 14 baterías, 13 centralitas y nada menos que 17 MGU-K. Empezar su motor desde cero le salió caro a Honda, pero también es lo que ha hecho que McLaren pase sin pena ni gloria por la temporada 2017 de la Fórmula 1.