Hay dos máximas en cualquier tipo de competición. La primera, que cuanto más duro sea tu rival, mayor será el valor de la victoria. La otra es que si te quieres medir con alguien, hazlo siempre con el mejor. Y uno de los mejores pilotos de la F1 es, sin dudas, Fernando Alonso como una y otra vez han asegurado los expertos. Es por ello que para Carlos Sainz, lo ideal sería poder estar luchando codo con codo con Alonso por los mismos puestos.

Mientras Sainz es piloto oficial Renault, Alonso ha pasado a depender de un motorista ajeno a McLaren (Honda también lo era pero trabajaba en exclusiva para los ingleses). En esta supuesta igualdad mecánica, las diferencias radicarán en lo bien que sean capaces de hacer el trabajo en cuanto al diseño de chasis y la aerodinámica. El resto dependerá del factor manos y, Sainz, consciente de que está todavía un escalón por debajo de Fernando, no duda en dar por buena una temporada en la que sin factores externos, pudiese estar luchando de tú a tú con el asturiano.

«Ahora dependemos del chasis, de lo cerca que estén de nosotros a nivel de chasis y aerodinámica. Si conseguimos, tanto Renault como McLaren, acercarnos a la cabeza, y empezar a luchar por cosas mejores, ojalá poder estar luchando con Fernando Alonso en cada carrera.»

Carlos Sainz: sin objetivos para la temporada

No se fija sin embargo ningún objetivo, o al menos no ningún objetivo concreto más allá de sacar el máximo posible al monoplaza que tendrá entre manos. Así lo declaraba en Gol Televisión:

«Mi objetivo para esta temporada es el poder sacar el máximo partido del monoplaza, sea para hacer cualquier resultado.»

Como colofón, Carlos Sainz está centrado cien por cien en la Fórmula 1 y de momento es lo único por lo que vive y respira. Aunque dentro de unos años no descarta, quizás, optar a otras disciplinas pero no antes de cerrar su etapa en la F1:

«Todavía no me veréis en otras disciplinas, porque tengo tanto por hacer en Fórmula 1 que quiero poner todas mis ganas y esfuerzos en hacer un buen año en la Fórmula 1 y una buena carrera deportiva aquí. Ni Le Mans, ni Daytona y tampoco las 500 millas de Indianápolis pasan por mi cabeza ahora mismo todavía. Pero no quiere decir que dentro de diez años, cuando haya cumplido, si los cumplo, mis sueños en la Fórmula 1, no me apetezca hacer cosas nuevas como irme al Dakar. Yo todo eso lo dejo abierto porque no se qué va a hacer mi cabeza dentro de diez años.»

Sería interesante verlo competir en el Dakar y, como su padre, subir a lo más alto del podio con un tuareg en la mano.