Max Verstappen no está teniendo un arranque de temporada fácil en los que acumula errores de pilotaje en prácticamente las tres carreras que llevamos disputadas. En el último, ocurrido durante el pasado Gran Premio de China, involucró también al líder de la clasificación general Sebastian Vettel, al cual golpeó cuando intentaba superarlo.

Todo ocurría a pocas vueltas del final cuando los Red Bull, claramente beneficiados por la salida del Safety Car, pudieron entrar en boxes a cambiar los neumáticos. Con una elección más blanda que el resto de coches que ya habían entrado, tanto el ritmo de Daniel Ricciardo que a la postre sería el vencedor de la carrera como de Max Verstappen era muy superior al resto por lo que empezaron una increíble remontada.

Los problemas para Max empezaron al intentar adelantar por primera vez a Lewis Hamilton, en una maniobra arriesgada por el exterior en la que el británico no le puso las cosas fáciles e hizo que el Red Bull tuviese que irse a la escapatoria y perder unos preciosos segundos en su búsqueda por el podido.

Tras ello volvió al ataque, superando el Mercedes y poniendo en el punto de mira el Ferrari del alemán Sebastian Vettel. Como el propio tetracampeón del mundo reconocía, no tenía ni la más mínima intención de disputarle la posición ya que sabía que el ritmo del Red Bull era netamente superior.

A la llegada de la curva 14, Verstappen llegaba demasiado lejos del Ferrari pero aun así tiraba el coche al interior. Vettel, que abría la trayectoria pensando en un posible toque, no podía evitar que el Red Bull le golpease y ambos acabasen realizando un trompo mientras Lewis Hamilton les adelantaba por el exterior. Ambos pudieron continuar aunque Vettel con el coche dañado y Verstappen con una penalización de 10 segundos que se haría efectiva a final de carrera.

No ha sido la única penalización recibida ya que posteriormente Dirección de Carrera lo ha sancionado con dos puntos en su licencia, lo que hace que tenga ya un total de cinco derivados del incidente del año pasado en el GP de Hungría cuando golpeó a su compañero Daniel Ricciardo así como por el adelantamiento que hizo por el exterior de la pista a Kimi Räikkönen durante el Gran Premio de Estados Unidos, ambos el año pasado.

Los puntos en la licencia no caducan hasta pasado un año, por lo tanto dos de ellos no desaparecerán hasta el próximo GP de Hungría, que se disputará el 29 de julio.

Charlie Whiting, director de carrera, declaraba que Max vaya con más cautela a partir de ahora:

«Probablemente haya algunas críticas, pero para eso están los puntos de penalización. Están ahí para hacer que cuando alguien repita se le ponga un aviso. Ahora tiene cinco puntos, por lo que irá con más cuidado.»

El porpio Whiting recalcaba también que no veía necesario una reunión privada con Verstappen«Los comisarios han cumplido con su parte, no creo que sea necesario eso. Cometió un error y fue penalizado.»