Al menos uno de los Grandes Premio de la temporada del Campeonato del Mundo de Fórmula 1 suele tener un desarrollo caótico y falto de toda lógica. Pues bien, de momento ya se lo podemos anotar al Gran Premio de Azerbaiyán porque realmente ha tenido un desarrollo y desenlace inesperado. Lewis Hamilton se hacía con la victoria in extremis, Carlos Sainz firmaba una trabajada quinta posición y Fernando Alonso firmaba, según sus propias palabras, la mejor carrera de su vida con una remontaba desde la última posición a la séptima tras un doble pinchazo.

Con una salida estrecha y entre muros, lo normal es que algo ocurriese durante la salida del Gran Premio de Azerbaiyán y así fue. Mientras las primeras posiciones pasaban sin demasiadas complicaciones, por detrás se desataba el caos: Sergey Sirotkin, Esteban Ocon, Kimi Räikkönen, Nico Hülkenberg y Fernando Alonso se tocaban con el resultado de que Sirotkin y Ocon quedaban fuera mientras que Alonso llegaba a boxes con dos ruedas pinchadas así como el alerón delantero y el fondo del coche muy dañados.

El Safety Car hacía aparición en pista mientras que en boxes, los mecánicos de McLaren remendaban el coche de Alonso como podían y este volvía a pista en última posición. Tras la retirada del coche de seguridad, Sebastian Vettel sacaba unos metros de ventaja mientras que Max Verstappen sufría con problemas en su batería, lo que hacía un gran tapón del que intentaban salir tanto su propio compañero de equipo, Daniel Ricciardo, como los dos Renault de Sainz y Hülkenberg.

Cuando por fin los pudieron superar y rodaban ya cuartos y quintos, Sainz tenía que adelantar la parada en boxes por problemas en la degradación de las ruedas mientras que Hülkenberg se estrellaba contra el muro y tenía que decir adiós a la carrera. Los Red Bull parecían enemigos en vez de pilotos del mismo equipo y Verstappen volvía a mostrarse muy duro haciendo que Ricciardo no supiese cómo adelantarlo pues aunque lo consiguió en pista, un posterior overcut de Max lo volvía a dejar por detrás.

Lewis Hamilton era el primero en pasar por boxes mientras que Vettel y Bottas, que a estas alturas era segundo, seguían en pista. El Ferrari entraba y posteriormente el Mercedes que, de esta forma, se ponía en cabeza. Sainz era noveno y Alonso había recuperado hasta la duodécima posición. Los Red Bull también entraron en box para salir con ultrablandos e intentar recuperar puestos en los instantes finales. Verstappen delante y Ricciardo detrás de nuevo no hacían presagiar nada bueno como así ocurrió cuando ambos se tocaban en la recta, quedando ambos Red Bull fuera de carrera y obligando de nuevo a salir al coche de seguridad.

Lejos de tener unas vueltas tranquilas, el caos se volvía a desatar con un inexplicable accidente de Romain Grosjean mientras calentaba las ruedas que lo dejaba sin la octava plaza y además obligaba al Safety Car a permanecer más tiempo en pista. Cuando se retiró, Vettel intentaba adelantar a Bottas pero se iba largo, cayendo hasta la cuarta posición.

Todo parecía indicar que Valtteri y su Mercedes se llevaría la victoria pero un pinchazo con uno de los cientos de trozos de monoplazas que había en pista dejaba en cabeza a su compañero Lewis Hamilton que conseguía así su primera victoria de la temporada. Kimi Räikkönen que se trabajó toda la carrera tras el incidente de la primera vuelta era segundo y Sergio Pérez, con el Force India, era tercero.

Sebastian Vettel precedía a Carlos Saniz, quinto, y por detrás buena actuación de Charles Leclerc que era sexto justo por delante de la gran remontada de Fernando Alonso que volvía a puntuar con una séptima posición final. El top10 lo completaron Lance Stroll, Stoffel Vandoorne y Brendon Hartley.