Loca carrera la vivida ayer en Hockenheim con motivo del Gran Premio de Alemania de Fórmula 1. Como suele ocurrir, el detonante fue la lluvia caída en el último tercio de carrera y sólo en una parte del circuito, que condicionó las estrategias e hizo dar un vuelco en la clasificación. Lewis Hamilton, que partía décimo cuarto, se hacía con la victoria por delante de Valtteri Bottas y Kimi Räikkönen que terminaban en el podio.

Se apagaba el semáforo y Sebastian Vettel conservaba la primera posición seguido de Bottas. Max Verstappen se emparejaba con Kimi, pero no era capaz de superar al Ferrari. Por detrás, los HAAS y los Renault se intentaban disputar la posición media del pelotón con Charles Leclerc cerrando los puntos, justo por delante de Fernando Alonso.

Lewis Hamilton, después de los problemas del sábado salía detrás y rápidamente iba remontando mientras iba con una estrategia diferente a los de delante, que entrarían a cambiar neumáticos en la vuelta 20 aproximadamente. Daniel Ricciardo también salía desde atrás pero la remontada del australiano, mucho más lenta, terminaría abruptamente en la vuelta 29 por problemas mecánicos.

Kimi fue el primero en entrar a boxes para realizar un undercut a Valtteri Bottas, y además con éxito. Vettel por delante iba a un rtimo constante y rápido, con un margen de más de 20 segundos sobre Hamilton y el cual le permitía entrar en boxes sin perder la posición con él. Tras la parada en boxes del alemán, volvía a pista justo por detrás de su compañero de equipo y tras varias vueltas, Vettel se quejaba por radio de la temperatura de las ruedas traseras, incrementadas de forma peligrosa.

Los blister en las ruedas, sobre todo la trasera izquierda, fue algo habitual en esta carrera y por ello, Ferrari tomaba la decisión de que Kimi dejase pasar a Sebastian que rápidamente sacaba unos segundos de ventaja. Por detrás, Lewis Hamilton era el más rápido con diferencia en pista.

Llega la lluvia a Hockenheim

Alrededor de la vuelta 40 llegaba la lluvia y la hacía en la curva 6. Pilotos fuera de los puntos como Leclerc o Alonso cambiaban sus ruedas a intermedios intentando de esta forma que, en caso de que arreciase, volver a meterse en la lucha. También lo hacía Verstappen porque su distancia con el siguiente piloto era suficiente como para que no le costase la posición.

No fue la estrategia correcta y tuvieron que volver a boxes a cambiar por ruedas de seco. La zona mojada ya llegaba a la curva 2 y esto provocó varias salidas de pista, como las de Leclerc y Pérez. Los tiempos subieron rápidamente y únicamente Vettel y Hamilton rodaban en registros parecidos a los de seco.

Y entonces en la vuelta 52 llegó la salida de pista de Sebastian Vettel que le obligó a retirarse. El alemán estaba arriesgando mucho y acababa golpeando el muro tras irse el coche recto en la zona mojada. Casi llorando de frustración pedía perdón a su equipo.

El Safety Car salía a pista y todos cambiaban ruedas. Bottas con problemas por no tener las ruedas listas obligaba a abortar la entrada a pista a Hamilton, que ya en el carril de boxes se saltaba una zona verde y volvía a pista. Esta acción, investigada, no conllevó ninguna sanción que de haberse impuesto (5 segundos) habrían dado como ganador a Bottas.

Con Hamilton en cabeza seguido de Bottas, Kimi y Verstappen se relanzaba la carrera, la cual ya no sufriría ningún cambio. Completaban en top10 Niko Hulkenberg, Romain Grosjean, Sergio Pérez, Esteban Ocon, Marcus Ericsson y Brendo Hartley. Carlos Sainz había terminado décimo pero fue sancionado por adelantar en una zona con banderas amarillas y terminaba duodécimo. Fernando Alonso era décimo sexto.

En la general del mundial, Hamilton recupera el liderato con 17 puntos sobre Vettel. La próxima carrera será el próximo fin de semana, del 27 al 29 de julio en el Circuito de Hungaroring, Hungría, antes del parón del verano.