Desde 2010, el que fuera jefe de equipo de los equipos Benetton y Renault en la Fórmula 1, está teniendo serios problemas con la justicia italiana por evasión de impuestos relativos a un yate supuestamente de su propiedad. En la última sentencia, Flavio Briatores ha sido condenado a 18 meses de cárcel, aunque sus abogados recurrirán la sentencia.

Todo se remonta a principios de esta década cuando el yate ‘Force Blue’ de 63 metros de eslora fue confiscado por la Fiscalía Italiana. Se le acusaba en ese momento de haber defraudado durante cuatro años un importe de IVA equivalente a 3,6 millones de euros además de casi un millón de euros en impuestos aplicados sobre combustible.

Por estos delitos la fiscalía pedía una condena de cuatro años de cárcel aunque finalmente quedó reducida a 11 meses. Ahora el Tribunal de Apelación de Génova condena la sentencia y además amplía la condena hasta los 18 meses, aunque la sentencia no es firme ya que los abogado apelarán de nuevo con el fin de conseguir la inocencia de Briatore.

Los problemas fiscales con el yate derivan de que no se encuentra registrado a su nombre sino que pertenecía a una empresa de alquiler de las Islas Vírgenes, y Briatore lo tenía alquilado a esta empresa. Sin embargo, la Fiscalía Italiana asegura que el italiano es propietario de la empresa de alquiler y, por lo tanto, también del yate.

Aunque ser propietario de un yate de esta forma no es delito, si lo es si lo haces con el fin de evadir impuestos ya que los yates que no están registrados en al Unión Europea no tributan los impuestos aplicados sobre el combustible si, en las ochos horas siguientes a un repostaje, abandonas las aguas europeas. De ello derivaría el fraude fiscal de 800.000 euros en impuestos sobre el combustible además de que usó el yate en aguas territoriales italianas de 2006 a 2010 sin abonar el IVA de importación (los otros 3,6 millones de euros).

Además de Briatore, el capitán del yate así como dos de los administradores de la empresa Autumn Sailing Limited también ha sido condenados.