El mercado de fichajes en el Campeonato del Mundo de Fórmula 1 empieza a ponerse al rojo vivo, sobre todo en los alrededores de la escudería Ferrari donde Kimi Räikkönen termina contrato y varios son los pretendientes a ocupar su puesto. Pero quien más opciones parece tener es el joven Charles Leclerc, en detrimento de alguien más experimentado (y caro) como podría ser Daniel Ricciardo.

Desde hace varios meses se rumorea con la posibilidad de que Daniel Ricciardo, quien termina contrato con Red Bull, podría fichar por Ferrari en el hueco que actualmente ocupa Kimi Räikkönen, quien una vez terminado su contrato no sería renovado por la Scuderia. Sin embargo, el elevado sueldo de Sebastian Vettel parece que ha minado el presupuesto disponible para el contrato de un nuevo piloto de los considerados top.

Charles Leclerc, un piloto con mucho futuro

Es por ello que Ferrari vería con buenos ojos la contratación de Charles Leclerc como segundo piloto. El joven monegasco actualmente en el equipo Sauber está siendo controlado muy de cerca por los italianos y saben que es un piloto con mucho futuro y mucho talento.

Tras aclimatarse al campeonato en las tres primeras carreras y a excepción de Mónaco, donde no pudo terminar, Leclerc ha conseguido estar siempre en los puntos con una sexta posición lograda en Azerbaiyán como mejor resultado. Sistemáticamente ha sacado los colores a su compañero de equipo, Marcus Ericsson.

De ser así, y si Daniel Ricciardo no siguiese en Red Bull, ante él se abrirían dos opciones: McLaren o Renault. La primera estaría condicionada por la marcha o no de Fernando Alonso ya que como segundo piloto en la escudería de Woking o bien seguiría Stoffel Vandoorne o subirían al joven Lando Norris desde la Fórmula 2.

Por último, la opción de Renault incluiría un intercambio de cromos entre el australiano y Carlos Sainz. El español ya gustó a Red Bull cuando estaba en Toro Rosso y actualmente se encuentra cedido a los franceses por lo que los de Milton Keynes podrían recuperarlo para correr junto a Max Verstappen.