A pocos días de la presentación de los diferentes equipos y el arranque de los primeros test de temporada, Fernando Alonso es muy optimista frente a las aspiraciones del equipo McLaren durante 2018. Según sus propias palabras, «estaremos felices si estamos en la lucha y podemos volver a probar el champagne». Aspiran por lo tanto, a estar en el top5 y poder terminar alguna carrera en el podio.

El propio Alonso reconoce que la Fórmula 1 no responde a reglas matemáticas y por lo tanto es muy difícil predecir dónde se encontrarán los equipos en la temporada que está a punto de arrancar:

Hablamos de Fórmula 1, no es matemático que conozcas dónde vas a estar. Cualquier cosa puede ocurrir. Incluso los favoritos, los campeones, Mercedes no puede garantizar que en 2018 serán los más rápidos.

Pero somos optimistas, sabemos lo que Red Bull ha conseguido con el motor Renault, quizás no son los más rápidos en calificación pero son rápidos en carrera. Han cosechado un par de podios, ganaron dos o tres carreras, por lo que a la vista de estos resultados creo que podremos estar muy felices si estamos en la lucha y podemos volver a probar el champagne.

Cinco años sin saborear las mieles del éxito

No es un desafío sencillo. La escudería McLaren no tiene uno de sus monoplazas en el podio desde 2014 cuando Kevin Magnussen y Jenson Button conseguían terminar segundo y tercero en el GP de Australia. Si nos remontamos a su última victoria, estaríamos hablando de la que firmó Jenson Buttón en la última carrera de la temporada 2012 disputada en Brasil. Es mucho tiempo sin conseguir resultados.

En el caso particular del piloto asturiano, también debemos remontarnos a 2014 para encontrar su último podio (segundo en el GP de Hungría) y a 2013 para su última victoria, refrendada en el GP de España de ese año.

McLaren ha estimado con las pruebas realizadas en el simulador que, con la adopción del nuevo motor Renault, la ganancia en el tiempo por vuelta es de aproximadamente un segundo. Todo un logro teniendo en cuenta dónde se encontraban hace cuatro meses escasos. Ahora ese cálculo teórico debe ser refrendado en la pista y frente al crono.

Esto no ha hecho otra cosas que avivar la llama en el seno de McLaren y su espíritu de equipo. El propio Fernando Alonso reconoce que el afán de superación y lucha de todos, incluso en los momentos más difíciles, permitirá que ahora consigan grandes resultados.

Creo que en los últimos tres años todos hemos cambiado en el equipo. Todos pasamos momentos difíciles, aprendimos cosas, a veces con duras lecciones porque tuvimos algunos abandonos dolorosos. El equipo ahora está listo para rendir al máximo.

Lo más importante que aprendí en los últimos tres años fue la tenacidad del equipo, nunca se dieron por vencidos, estaban todos muy unidos, con una mentalidad constructivas, trabajando a toda máquina para conseguir incluso la mitad de una décima para la siguiente carrera, aunque estuviéramos luchando por la 16ª. . Ese espíritu en el equipo fue notable, es algo que mantendré por mucho tiempo.