Quizás la imagen de la primera jornada de test de Fórmula 1 en el Circuito de Barcelona-Catalunya fue ver el McLaren Renault de Fernando Alonso sin una rueda y en la grava. Sin embargo y exceptuando este problema menor, el día transcurrió de forma plácida. Sin embargo, el piloto asturiano señala que los verdaderos problemas están en otro boxes.

«Son entrenamientos, hay cientos de periodistas y cada cosa se cuenta y analiza, y eso es uno de los grandes errores de la F1. Dar 100 vueltas aquí y perder una tuerca no pasa nada, lo malo es que suceda en Australia. Si trabajas en el garaje cerrado nadie puede ver nada y comenta lo de la tuerca, eso es radiar cada minuto lo que pasa. Esto no pasa en ningún sitio, en la NBA si están entrenando y fallan un mate nadie se entera. Al pasar la última chicane he notado algo raro, iba a aflojar en recta y preguntar al equipo si había pinchado, pero cuando me quise dar cuenta ya estaba girando hacia la grava. Hemos perdido mucho tiempo con eso y nada más.»

Posteriormente Alonso quiso hacer mayor hincapié en el tema de los trabajos a puerta cerrada ya que, según su opinión, hay al menos seis equipos con verdaderos problemas en estos test pero de los que no se ha hablado nada precisamente porque no se ha podido ver en qué estaban trabajando. Y si en los test que son para rodar, no ruedas, es que algo grave ocurre. Y de esto McLaren sabe mucho después de tres años.

«Hay seis equipos en el garaje con la puerta cerrada y el coche en pedazos, pero nadie lo ve, no hay una imagen de eso. Hay muchos equipos con problemas, grandes problemas, y sin embargo, la tuerca de nuestra rueda ha sido la comidilla del día.»

En otro orden de cosas y centrados en McLaren, Alonso está satisfecho con el trabajo realizado y también con las posibilidades del motor Renault que ahora montan:

«Sabiendo el chasis que teníamos el año pasado y las prestaciones que teníamos, no veo ningún motivo para no ser competitivos. Tenemos un motor que no es un experimento, es nuevo y tenemos probarlo y ver qué nos encontramos. Hay dos equipos que montan el mismo motor y si un día tenemos un problema, hay mucha gente trabajando y por lo tanto tendremos mucha información y podemos hacer muchas pruebas. Si pongo todo esto en la cazuela no veo ningún motivo para que salga mala la comida.»