Red Bull pero sobre todo su asesor principal Helmut Marko sigue empezado en lanzar dardos envenenados a Fernando Alonso en cuanto se le presenta la oportunidad. Si no hace demasiado declaraba que el piloto asturiano era alguien conflictivo y que minaba a los equipos, recientemente declaraba en la publicación alemana Auto Motor und Sport que negociaron con él en 2007, pero no cuajó debido a sus peticiones.

«Espectáculo para un sólo hombre»

Tras el doble campeonato del mundo conseguido por Fernando Alonso con Renault, estaba claro que el piloto español era el elegido para que los equipos se lo rifasen y por ello Red Bull también entró en la apuesta de intentar ficharlo para un proyecto conjunto.

Tal y como decíamos, era Helmut Marko quien hablaba sobre este episodio:

Negociamos con Fernando en 2007 o 2008. Fue muy complicado dado lo que pedía. Si nos fijamos en su historia, tanto en McLaren como en Ferrari siempre ha sido un espectáculo de un solo hombre. Eso no encaja con nosotros como equipo. Tenemos nuestro programa junior. Ascendemos a nuestros propios pilotos. Alonso es definitivamente un piloto puntero, pero no encaja en nuestra estructura.

Tras la marcha de Fernando Alonso a McLaren en 2007, Sebastian Vettel llegó a la escudería austriaca en 2009 como compañero de Mark Webber y ocupando el hueco que dejó libre David Coulthart, encadenando una racha de triunfos que le llevó a conseguir los cuatro entorchados consecutivos antes de que Mercedes empezase a dominar con mano de hierro los últimos años.

De cara a la temporada que viene, se le pudo presentar de nuevo una oportunidad a Alonso de entrar en Red Bull tras la marcha de Daniel Ricciardo. Pero sabemos que con Max Verstappen llevándose el favoritismo de un equipo supuestamente equitativo con ambos pilotos (tal y como pueden demostrar Mark Webber o el propio Ricciardo), las cosas podrían parecerse extrañamente al también equitativo equipo McLaren 2007 con Lewis Hamilton.

Como dijimos el otro día, muchos ánimos a Pierre Gasly para que no le pase como a Daniil Kvyat.