Mercedes anunció meses atrás su nueva submarca EQ para coches eléctricos, y es de sobra conocido que están desarrollando varios modelos. Uno de ellos es el Mercedes EQ A que encajará en el segmento de los compactos, y otros es el Mercedes EQ C de estas fotos espía. Aquí no hablamos de un compacto, ni un turismo, sino de un SUV entre el GLC y el GLE que, por cierto, alcanzará los 500 km de autonomía.

La submarca EQ del fabricante alemán acogerá, al menos por el momento, sólo modelos 100% eléctricos. Y entre ellos, como comentábamos anteriormente, estará este nuevo Mercedes EQ C que, hasta el año 2023, se lanzará junto a otros cinco eléctricos. Este en concreto se posicionará entre los GLC y GLE por sus dimensiones, aunque sus prestaciones serán completamente diferentes.

Cazamos al Mercedes EQ C, el SUV eléctrico que llegará en 2019

El estreno mundial de este nuevo Mercedes EQ C está previsto que tenga lugar durante el próximo año 2019, aunque por el momento su fecha exacta no está fijada. Y señalábamos que sus prestaciones serán completamente distintas del resto de la gama SUV no sólo por su configuración eléctrica, sino también porque estará basado en la nueva plataforma EVA.

La firma alemana ha desarrollado una plataforma exclusiva para coches eléctricos, sobre la cual se apoyará toda la gama –incluyendo al compacto EQ A-. Y este SUV se espera que esté en torno a los 420 CV de potencia máxima, y con una autonomía homologada de 500 kilómetros. En la práctica, esta autonomía será menor, pero apuntar a los 500 km nos garantiza al menos 350 km sin tener que enchufar el coche.

Pero hay dos aspectos especialmente interesantes en él: estrenará un mejorado sistema de recuperación, y además ofrecerá la opción de carga por inducción. Lo primero significa que de las frenadas, o sencillamente al dejar de acelerar, podremos conseguir más energía eléctrica para seguir circulando; y lo segundo implica que no hará falta cable para cargar sus baterías eléctricas.