4×4, tracción a las cuatro ruedas ¿qué es?

Hablamos de 4×4 en los vehículos con tracción a las cuatro ruedas; es decir, que todas las ruedas pueden recibir de forma simultánea la potencia del motor. Además de 4×4 también se puede denominar tracción a las cuatro ruedas, doble tracción, tracción integral, tracción total, 4WD o AWD, estos últimos de ‘4 Wheel Drive’ y de ‘All Wheel Drive’. Y los fabricantes, en ocasiones, utilizan denominaciones propias para sus tecnologías de tracción integral.

Qué es el 4×4, o la tracción a las cuatro ruedas

El 4×4 es un sistema de transmisión, como decíamos, según el cual todas las ruedas de un automóvil de dos ejes pueden recibir la potencia del motor de forma simultánea. Y es un sistema que se suele utilizar en automóviles todoterreno, aunque se ha extendido también en turismos y en deportivos de gama alta por los beneficios que garantiza sobre la adherencia y la entrega de las prestaciones del motor.

Sistemas de tracción a las cuatro ruedas

Podemos hablar de dos tipos: tracción integral permanente, o tracción integral conectable. El primero de ellos se denomina así porque no se puede desactivar; en vehículos con este sistema, la tracción total siempre distribuye la fuerza de la tracción a las cuatro ruedas. Y puede ocurrir en vehículos con un solo motor, con un diferencial central, o en vehículos –eléctricos- con varios motores.

La tracción integral conectable, sin embargo, sí se puede desactivar. En vehículos con este sistema contamos con tracción permanente en un eje, y el otro eje se conecta al motor con un sistema de cambio manual o automático, a través de un funcionamiento electrónico que esponde a las condiciones de la vía.

Las ventajas de un vehículo con 4×4

En todoterreno, la tracción integral es crucial para sobrepasar terrenos complicados. Aunque una o incluso dos, o incluso tres ruedas perdieran adherencia por falta de contacto con el suelo, o por una superficie deslizante, tendríamos una última rueda para traccionar. Si contamos con 4×4, hay el doble de probabilidades de que una rueda pueda traccionar.

Ahora bien, la tracción integralsobre todo los sistemas conectables- se ha extendido a turismos porque garantiza la máxima adherencia. Es importante por seguridad, pero también por rendimiento. Así, el motor siempre puede transmitir su trabajo a las ruedas, y no perderemos adherencia en caso de pavimento deslizante, por ejemplo, por hielo o agua.