Blog de coches en español con noticias, pruebas y reportajes sobre modelos

Cómo reparar una abolladura

Golpes fuertes sobre la carrocería pueden provocar abolladuras de diferentes niveles, y siempre y cuando no sean demasiado graves se pueden reparar sin necesidad de ir al taller. Hablamos, evidentemente, de abolladuras en plástico o chapa que no hayan provocado rotura de la pieza en cuestión. Y para solucionarlo es tan fácil como recurrir a un fuerte cambio de temperatura que provoque otra deformación, pero esta vez para devolver la pieza a su forma original.

Para esto podemos optar por un spray de óxido de carbono líquido que aplicaremos en la zona con el spray boca-abajo para provocar que la pieza se contraiga al máximo. Hecho esto, simplemente esperando a que la pieza vuelva a su temperatura, oiremos cómo produce un fuerte sonido por la deformación de la misma, y cómo se repara la abolladura por sí sola. Ahora bien, es posible que tengamos que hacer esto más de una vez, y tampoco es mala idea utilizar una ventosa para ayudar a recuperar la forma original.