Esta podría ser la última generación de motores de gasolina que desarrolle Volvo, cuyo futuro sería completamente eléctrico en un plazo aproximado de unos siete años tal y como habría asegurado el CEO de la marca sueca, Håkan Samuelsson, durante la presentación del nuevo Volvo V60 en la capital de Estocolmo.

La intención de Volvo, por lo tanto, sería seguir un camino de hibridación de sus diferentes modelos mejorando los actuales motores de gasolina pero sin desarrollar unos completamente nuevos. Esto aumentaría su eficiencia y prestaciones para que aproximadamente en 2025 comiencen a comercializar vehículos únicamente eléctricos.

Llegada del Volvo S60 y colaboración con Polestar

polestar 1

Samuelsson aseguró así mismo la llegada de la versión sedán del V60, es decir, el Volvo S60 a finales de año y que sería producido en la fábrica que tiene la marca sueca en Carolina del Sur. Es un modelo de gran atractivo para el mercado americano y también el chino, los dos principales de Volvo en la actualidad.

Con la puesta en marcha de Polestar, Volvo puede centrarse en el desarrollo de aquellos vehículos que tienen una demanda suficientemente elevada: SUV con los XC, sedanes como la gama S, modelos Wagon o familiares como los V y por último, los Crosscountry que no dejan de ser vehículos a caballo entre los SUV y los familiares.

El resto de posibles versiones serían desarrollados única y exclusivamente por su filial deportiva, Polestar. Estaríamos hablando por lo tanto de los coupe de 2 puertas, shooting brake o incluso un pick up. La filial también servirá como banco de pruebas para desarrollar la tecnología eléctrica antes de dar el salto a Volvo que apostaría, en prácticamente todos los casos, por una arquitectura con tracción a las cuatro ruedas gracias a la combinación de motores eléctricos y de gasolina.

Entre otros cambios que también se espera en Volvo para los próximos años se habló del desarrollo de una nueva plataforma SPA para 2021, pero en ella la rebaja de peso no será una prioridad aunque sí adelgazará levemente. El acero sueco será una de las prioridades en su construcción al igual que la máxima seguridad de los ocupantes.

Por último y de cara a 2019, Volvo dejará de usar el actual sistema de infoentretenimiento basado en Android.