Uno de los principales inconvenientes en el desarrollo de los vehículos eléctricos, es el precio de las baterías actuales de iones de litio y la obtención del litio. Tesla, la marca que lleva la delantera absoluta en lo que a vehículos eléctricos se refiere, no está exenta de este problema. Dicho problema está afectando a la marca, sobretodo en lo que a la producción del nuevo Tesla Model 3 se refiere.

Problemas con las baterías de litio, ¿y el grafeno?

Tesla le lleva tomada la delantera a absolutamente todas las marcas de automóviles en lo que a la fábrica de baterías se refiere. Por lo que los problemas de la compañía americana se deben extender a las grandes marcas cuando comiencen a desarrollar vehículos eléctricos de manera seria.

El principal problema de Tesla es el suministro de litio. Algo que parece que van a solucionar pronto llegando a un acuerdo con la empresa chilena SQM. Mientras, la compañía busca soluciones a largo plazo para este problema.

El litio también se utiliza para la electrónica de consumo, algo claramente en auge y que perjudica a las empresas que necesitan grandes cantidades del mismo.

La solución de las baterías de grafeno parece que nunca llega. Con el nuevo Tesla Roadster la compañía parece que ha desarrollado unas baterías que tienen mayor densidad y que almacenarían más kWh en el mismo espacio. Recordemos, que el hiperdeportivo americano tendrá una batería de 200 kWh, el doble que los actuales Model S y Model X.

Mientras tanto, la producción del Tesla Model 3 sigue estancada

Antes de pensar en el futuro, Tesla tiene que solucionar el principal cuello de botella que se produce en la fabricación del nuevo Tesla Model 3. La producción de los módulos que almacenan las baterías del vehículo sigue siendo un obstáculo que no han conseguido superar pese a las alianzas con empresas especialistas en el sector.

El problema es que la avalancha de reservas no se está pudiendo cubrir con el actual método de producción. La marca debe idear alguna manera para agilizar la producción del mismo de cara a que llegue a Europa lo antes posible. Aunque parece ser que están priorizando el mercado americano, pese a tener reservas en Europa mucho anteriores.

tesla model 3

Esto sólo perjudica a la marca de Elon Musk, que seguramente pierda muchas de esas reservas por sus retrasos en las entregas del Tesla Model 3. Al ritmo que van las cosas, los primeros Model 3 que veremos en España no deberían llegar hasta finales del año 2019, momento en el que la competencia ya tendrá vehículos para competir de tú a tú con el Tesla Model 3.